Cómo ser una máquina en la cama

máquina sexualOcasionalmente o durante algunas etapas de la vida, todo hombre puede padecer un descenso de su capacidad para controlarse, y tender a eyacular más rápido de lo deseable. Esta situación es mucho más frecuente en varones jóvenes con poca experiencia, que se marturban demasiado o que lo hacen de forma compulsiva. Si en estos casos no se pide consejo sexual, y además los niveles de testosterona son bajos, se dificulta que la erección se mantenga a lo largo de todo el coito (potencia), incluso a pesar de que se tenga una buena capacidad para retardar la eyaculación (control).

Sin potencia, se merman las ventajas del control. Durar más al hacer el amor sin conservar una rigidez aceptable resulta poco satisfactorio. Por el contrario, contar con una potencia sexual apropiada es de gran ayuda para aprender a retrasar la eyaculación al propio antojo, e incluso ser capaz de mantenerla de forma prácticamente indefinida sin eyacular a lo largo del acto sexual, lo que faculta para lograr coitos prolongados, y permite así hacer gozar a una mujer hasta cotas que superan lo imaginable. Sí, hacer el amor varias veces seguidas es posible.

Las causas del déficit de testosterona -el principal andrógeno- son variadas, y la hormona comienza a disminuir progresivamente a partir de los treinta años de edad, con las consecuencias que de ello se derivan: menos apetito sexual, pérdida de rigidez en las erecciones, desaparición de las erecciones espontáneas o nocturnas, menor cantidad y calidad del semen, etc. (a evaluar mediante estos test).

En este artículo exponemos una serie de claves muy valiosas para optar a convertirse en una verdadera máquina de hacer el amor. Antes de empezar a cambiar, y convertirse en un súper-hombre sexual, conviene realizarse unos análisis para determinar los niveles sanguíneos de testosterona total (en obesos: testosterona libre), LH y prolactina. Más tarde, es recomendable monitorizar los niveles de estas hormonas y repetir los análisis al menos 2 veces al año. También se aconseja realizar espermiogramas seriados anuales.

 

8 Claves para convertirse en una máquina sexual

1) Vitamina D3 durante 4 semanas: dosis diaria de 6.000 a 10.000 UI en dos tomas (en ayunas por la mañana y antes de acostarse). Deben realizarse análisis de sangre periódicos y conseguir unas cifras de vitamina D3 no superiores a 55 ng/mL.

2) 4 cápsulas diarias repartidas en 2 tomas (ayunas y antes de dormir) de aceite de hígado de bacalao fermentado y mantequilla rica en vitaminas (procedente de vacas alimentadas con césped de rápido crecimiento). Para elevar los niveles de vitamina A y vitamina K2 (factor X de Price).

3) Duchas frías de 10 minutos de duración antes y después dormir. La exposición intermitente al frío podría tener un impacto positivo en los niveles de GnRH, y consecuentemente elevar la LH y la testosterona.

4) Nueces de Brasil. 6 nueces diarias (3 antes y después de dormir). Para mantener óptimos los niveles de selenio, que aumenta la calidad y cantidad de semen.

5) Practicar deporte de forma habitual y consumir una dieta mediterránea.

6) Cumplir a rajatabla los principios de la energía sexual, y no eyacular por encima de la frecuencia semanal óptima correspondiente a la edad sexual de cada individuo.

7) Estar informado sobre los productos y medidas que realmente ayudan a elevar los niveles de testosterona para mantenerlos a niveles normales de forma continuada.

8) Mantener relaciones sexuales exclusivamente dentro del ámbito del matrimonio.

Las cuatro primeras recomendaciones dietéticas han sido extraídas del best seller Nº1 del New York Times (enero de 2011): El cuerpo perfecto en 4 horas, de Tim Ferrys. Carecen actualmente de evidencia científica pero el autor ha sido cauto y cuidadoso al extraer estas conclusiones de sus investigaciones, y ha consultado a varios especialistas médicos de renombre en Estados Unidos. Como todo lo expuesto en esta web, y conforme a nuestro aviso legal general, todas estas recomendaciones han de ser consultadas siempre con el médico de familia en persona antes de llevarse a la práctica.

Las cuatro últimas recomendaciones nos parecen las más importantes y efectivas, pues se encuadran dentro los principios de la sexología médica y bioenergética que promocionamos en este blog.

Esta entrada fue publicada en Sexología. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *