Los 2 peores enemigos del matrimonio

En este artículo te revelamos cuáles son dos de los peores enemigos de la pareja estable y, en particular, del matrimonio. ¿Por qué lo sabemos?

enemigos

Porque semanalmente nos consultan decenas de personas, quiénes al desahogarse y describir en detalle su situación, nos ponen al día de los principales factores de riesgo para las disfunciones sexuales más frecuentes en la más viva actualidad. Y cada vez más casos nos confirman nuestra hipótesis de que el sexo fuera del matrimonio es un factor de riesgo para padecer disfunciones sexuales, maltrato de género y otros inconvenientes. En este artículo identificamos dos amenazas para los casados, veladamente promocionadas y recomendadas por ciertos medios de comunicación.

Dentro de los hábitos que más daño hacen a la pareja estable destacan la visión de la pornografía y la masturbación. Pulsando en los enlaces anteriores obtendrás más información sobre cada tema, y a continuación abrimos un hilo de casos reales en los que se ha sufrido el perjuicio de estas perniciosas costumbres tan de moda hoy en día.

 

Los enemigos del matrimonio | Historias reales

Los hábitos que estropearon mi matrimonio

Hola. Hace cinco años que vivo con mi pareja y tenemos una niña de tres años, nosotros nos conocimos en el trabajo, y después de un tiempo salimos, tuvimos intimidad y de ahí varias citas más terminaron en la cama. El sexo era estupendo, innovación, participación de ambos… Había deseo y placer pero la relación fue cambiando de color y se volvió algo serio. Públicamente nos reconocieron como pareja, y después de eso el sexo desapareció; sin embargo él era especial conmigo, empezamos a amanecer juntos primero los fines de semana, y luego semanas completas. Así terminamos viviendo juntos y todo cambió.

Poco hablábamos, no salíamos y nos distanciamos, yo lo buscaba, él me prestaba poca atención, y las peleas… Él llegaba tarde, lo llamaban amigas y yo me enojaba. Empecé a meterme en sus cosas, revisar su celular, agenda y demás, pero nunca encontré nada de infidelidad… Nos enojábamos y de repente nos arreglábamos, y la situación ahí quedaba. Después de 2 años él me confeso una infidelidad y decidimos seguir juntos; desde ahí él empezó a acostarse tarde y pasaba mucho tiempo en Internet.

Aunque el sexo era cada vez menor, después de la infidelidad estuvimos juntos y quedé en embarazo. Él se enojó y nos íbamos a separar pues descubrí una infidelidad telefónica con quien sostenía relaciones sexuales por teléfono pero nunca física. Él prometió cambiar y así fue, durante un año aproximadamente fue un gran esposo, poco sexo, pero dedicado y entregado. Luego, otra vez distancias… De nuevo el Internet y la TV.

Él veía pornografía y se masturbaba, y empecé a sentir que cuando me veía se enojaba, si lo buscaba me rechazaba y si proponía ideas para salir siempre se justificaba para no ir, y si iba era totalmente apático.

Yo me deprimí, me cuestioné y me volví amargada, triste, y apática. Durante un año vivimos así y tuvimos una crisis económica que nos unió en diálogo y comprensión, pero nada de sexo; yo dejé de buscarlo y cuando de repente él me buscaba yo no lo deseaba, él se satisfacía, y ya.

Desde hace un año él empezó a contactar mujeres en Internet con fines de amistad, las buscaba en otras ciudades, y volvió a la pornografía. Desde hace unos meses él empezó unas relaciones virtuales y a través del whatsapp se intercambiaba con estas mujeres fotos y mensajes explícitos sexualmente; se volvieron relaciones constantes, lo descubrí en mayo; él lo reconoció y ya… Dijo dejarlo. Duró un mes y volvió con lo mismo, así que lo eché y nos separamos.

Esto desde hace 3 meses: él viene todos los días, visita a la niña y conversamos del día a día, los fines de semana él viene día completo y salimos con la niña.

Hace 15 días llorando me dijo que estaba arrepentido, que nos extrañaba, que él quería estar con nosotras, que somos su familia… Aunque estamos separados nunca hemos dejado de hacer planes en familia, la casa, las vacaciones… Que estaba arrepentido pero que eso era más fuerte que él, que él me quería mucho pero no me veía como mujer, que le fastidiaban mis besos y si intentaba tocarme con fines sexuales, me aborrecía. Sin embargo él es dulce y tierno pero nada con connotación sexual, todo va súper hasta que intentamos tener intimidad o un acercamiento con ese fin.

Desde que él se fue yo igual le demuestro cuanto le amo. Le agradezco sus detalles, y sigo pendiente de sus cosas… Si él está en casa lo atiendo como siempre, pero cuando él se va, me duele. Él me confesó que la pornografía y masturbación han hecho parte de su vida desde temprana edad. Que yo he sido su única relación seria, y que no entiende porqué a mi no me puede ver como mujer… Hablamos de buscar ayuda profesional que nos ayude a despejar nuestros sentimientos y saber si esta situación se puede remediar y si podemos ser una pareja plena o por el contrario todo esta totalmente perdido. Pues lo que más queremos es ser una familia feliz y que la niña tenga un hogar sólido y pleno. Gracias.

Tu opinión nos interesa: ¿qué te ha parecido este artículo?

Esta entrada fue publicada en El mundo de la pareja. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los 2 peores enemigos del matrimonio

  1. Gracia dice:

    Hola, tengo 25 años y mi pareja 30.Llevamos 6 años de relación, hace 3 años vivimos juntos pero a medida que pasa el tiempo, nuestros encuentros sexuales son cada vez menos frecuentes por parte de ambos. No siento placer sexual, los orgasmos que tengo son muy pocos y debo estimularme yo misma el clítoris para poder alcanzar uno mientras el me penetra, o aveces debo recurrir a la masturbación a solas, sin embargo los pocos orgasmos que alcanzo no duran más de 4 segundos y son débiles.
    Aveces siento que sus caricias no me excitan, que no sabe como estimularme aunque he tratado de decirle como hacerlo y además no lubrico casi nunca por lo cual siento dolor en la penetración ya que su miembro es grande y después del acto sexual a veces quedo adolorida. Cuando me masturbo veo pornografía donde una mujer hace sexo oral a otra, ya que ésto me hace lubricar. cuando el me hace sexo oral no siento mucho placer, aveces siento que me bloqueo mentalmente pero no sé cómo lo hago o cómo dejar de hacerlo porque aunque siento ganas de tener relaciones, cuando ya estamos en el acto no siento mucho y debo concentrarme o tocarme demasiado el clítoris para poder alcanzar un orgasmo corto, después de esto mi clítoris queda bastante irritado.Pienso que puede influir el hecho de que he leído varias novelas o libros de historias sexuales, como 50 sombras de grey, pídeme lo que quieras, dulces mentiras amargas verdades, etc. y puede que ésto me esté creando altas expectativas en cuanto a la sexualidad, sin embargo gracias a éstos he aprendido a decirle a mi pareja sin sentir pena o vergüenza sobre lo que aveces quiero. durante los primeros 3 años de relación nunca tuve un orgasmos con el, aunque disfrutaba de la penetración, después cuando empece a leer los libros le empecé a exigir o a mencionar que debía interesarse por mi satisfacción sexual y mis orgasmos, de ahí en adelante las cosas mejoraron y empecé a alcanzar orgasmos pero de 1 año y medio al presente hemos desmejorado nuevamente. Pronto nos vamos a casar, pero este es un tema que me preocupa demasiado. Agradezco toda la ayuda que puedan brindarme. Mil gracias!

  2. Regina dice:

    Tengo 18 años.El sexo siempre me ha llamado la atención desde joven, creándome muchas expectativas de lo placentero que sería, cuando comencé a tener relaciones me decepcioné muchisimo pues no sentía nada mediante la penetración, pasó tiempo hasta que conseguí tener mi primer orgasmo a través de un video pornográfico. Tiempo después comencé mi primera relación seria que duró dos años y en la que establecí una absoluta confianza sexual con mi pareja (un hombre) con quien conseguí llegar al orgasmo mediante sexo oral (era el primero que me lo practicaba) y durante la penetración aunque autoestimulándo mi clítoris. Después de esta relación no he estado con demasiados hombres pero mi respuesta sexual en los preliminares es nula es decir no me excito por ejemplo cuando estoy besando a un chico pero no porque sea homosexual pues no tengo ninguna duda de que me gustan los hombres tampoco porque no me gusten fisicamente esos chicos en concreto, pero hasta que no hay penetración (a veces no he lubricado lo suficiente y he tenido que hacerlo con saliva) y no estimulo mi clitoris no consigo sentir casi nada de placer lo cual me frustra muchísimo. Lo que peor llevo es el hecho de que debido a esta insatisfacción sexual me haya aficionado a ver videos pornográficos pues creo que esto a acrecentado mi problema creandome una idea de lo que es el sexo a partir de lo que veo en ellos que siempre resulta “perfecto”. Mis amigas presumen de tener unas relaciones sexuales inmejorables, de sentir con penetración aunque yo no se que creer después de todo lo que he leído sobre sexualidad femenina. No es un problema de inseguridad pues aunque no disfrute todo lo que me gustaría he aprendido a hacerlo a mi manera, me gusta practicar sexo y soy totalmente desinhibida en ese aspecto. Si que he experimentado mucha excitación al besar a hombres (sobre todo con mi pareja estable) pero no es algo que me suela pasar y creo que también podría estar motivado por el consumo de cannabis y sus derivados a los que suelo recurrir dependiendo de mi pareja sexual que han sido practicamente casi todas. Lo que a mi me gustaría sería liberar mi mente de tal manera que solo fuera capaz de sentir porque me he dado cuenta de que muchas veces cuando estoy teniendo encuentros sexuales me pongo a pensar en otras cosas o empiezo a preocuparme porque esa excitación no llega etc. Muchas gracias y espero con ansia vuestra respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *