Tratamiento actual de la eyaculación precoz

Antes de comenzar el tratamiento de la eyaculación precoz (EP) es necesario conocer en profundidad las expectativas del paciente, porque en una proporción nada desdeñable de relaciones, la EP causa pocos problemas, si acaso alguno. En tales casos, el tratamiento debe limitarse a un asesoramiento psicosexual.

tratamiento eyaculación precoz

Existen varias técnicas conductistas útiles para tratar la EP y están indicadas en los hombres que prefieren evitar la farmacoterapia. Sin embargo, en la EP de toda la vida no se recomienda el uso de técnicas conductistas como tratamiento de primera línea, pues requieren tiempo, precisan el apoyo de la pareja y pueden resultar difíciles de aplicar. Además, se desconocen los resultados a largo plazo de las técnicas conductistas en la EP. En la EP de toda la vida el tratamiento de base es la farmacoterapia. Aunque tampoco se conocen los resultados a largo plazo de los tratamientos farmacológicos.

 

Estrategias psicológicas/conductistas

  • Programa de ‘parada‑inicio’ de Semans: la pareja estimula el pene hasta que el paciente siente el deseo de eyacular. En este momento, le indica a su pareja que se detenga, espera que pase la sensación y, a continuación, se reanuda la estimulación.
  • La técnica de ‘compresión’ de Master y Johnson: similar, pero la pareja aplica presión manual en el glande inmediatamente antes de la eyaculación hasta que al paciente se le pasa el deseo
  • Masturbación ante la previsión de una relación sexual: es una técnica que emplean muchos varones más jóvenes. Después de la masturbación, el pene queda desensibilizado, lo que origina un mayor retraso de la eyaculación tras la conclusión del período refractario.
  • Aprendizaje del reconocimiento de los signos de un aumento de la excitación sexual y a mantener su nivel de excitación sexual por debajo de la intensidad que desencadena el reflejo eyaculador.

La experiencia clínica indica que las mejorías obtenidas con estas técnicas no se mantienen normalmente a largo plazo.

 

Anestésicos tópicos

El uso de anestésicos locales para retrasar la eyaculación es la forma más antigua de tratamiento farmacológico de la EP. Varios ensayos clínicos apoyan la hipótesis de que los medicamentos desensibilizantes tópicos reducen la sensibilidad del glande del pene con lo que se retrasa la latencia eyaculadora, pero sin afectar negativamente a la sensación de eyaculación. Estos son los tratamientos tópicos para la EP cuya efectividad está respaldada por estudios:

  • Crema de lidocaína‑prilocaína
  • SS‑crema (anestésico tópico elaborado a partir de los extractos de nueve plantas)

 

Tratamiento farmacológico de la eyaculación precoz

Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) se emplean para tratar los trastornos del estado de ánimo (depresión, ansiedad, etc.), pero son capaces de retardar la eyaculación y, por ello, se utilizan a menudo como indicación no autorizada en la EP. El retraso de la eyaculación puede empezar unos días después de la ingestión del medicamento, pero es más evidente al cabo de 1 a 2 semanas.

Un metaanálisis concluyó que los ISRS aumentan la media geométrica del TLEI (tiempo de latencia eyaculadora intravaginal) en 2,6 a 13,2 veces. Paroxetina demostró ser superior a fluoxetina, clomipramina y sertralina. Sertralina fue superior a fluoxetina, mientras que no hubo diferencias significativas entre la eficacia de clomipramina y la de fluoxetina y sertralina; no se constató una relación significativa entre dosis y respuesta entre los diversos medicamentos.

Hay algunos datos de que citalopram podría ser menos eficaz que otros ISRS, mientras que es posible que fluvoxamina no resulte eficaz.

Aunque la eficacia pude mantenerse durante varios años, puede producirse taquifilaxia (disminución de la respuesta a un medicamento tras su administración prolongada) después de 6 a 12 meses.

Los efectos secundarios habituales de los ISRS comprenden cansancio, somnolencia, bostezos, náuseas, vómitos, sequedad de boca, diarrea y transpiración; suelen ser leves y mejoran gradualmente al cabo de 2 a 3 semanas. También se ha comunicado disminución de la libido, anorgasmia, aneyaculación y DE.

En un ensayo controlado se comunicó que el uso a demanda de clomipramina (pero no de paroxetina), 3 a 5 horas antes del coito, resultó eficaz, aunque la mejoría del TLEI fue inferior a la del tratamiento diario con el mismo medicamento. Sin embargo, el tratamiento a demanda puede combinarse con un ensayo inicial de tratamiento diario o con un tratamiento diario en dosis bajas concomitante para reducir los efectos adversos.

Dapoxetina

Pulse aquí para acceder a información actualizada sobre dapoxetina.

Inhibidores de la fosfodiesterasa de tipo 5

Varios estudios recientes han respaldado la utilidad terapéutica de los inhibidores de la fosfodiesterasa de tipo 5 (IPDE5) en la EP. Sin embargo, no se ha confirmado su efectividad en los pacientes con EP sin DE, por lo que actualmente los datos disponibles son escasos para emitir conclusiones.

Pueden reducir la ansiedad relacionada con el rendimiento debido a las mejores erecciones y disminuir el umbral eréctil a un nivel más bajo de excitación de modo que se precisa una mayor excitación para alcanzar el umbral de eyaculación. No obstante, muchos de los mecanismos implicados siguen siendo teóricos.

Sólo existe evidencia científica acerca de la efectividad de sildenafilo frente a placebo en cuanto a una mejoría de la confianza, la percepción de control sobre la eyaculación y la satisfacción sexual global. Asimismo, redujo la ansiedad y disminuyó el período refractario para lograr una segunda erección después de la eyaculación.

También parece que asociar sildenafilo a un ISRS o a la terapia conductista tiene una efectividad superior que la monoterapia con ISRS y una mejoría del TLEI y la satisfacción con respecto a la terapia conductista aislada.

Hay pocos datos sobre la eficacia de otros IPDE5 (tadalafilo, vardenafilo y avanafilo) en la EP.

Otros medicamentos

Existen indicios de que ciertos medicamentos como terazosina, alfuzosina y tramadol pueden ser efectivos para tratar la EP. Sin embargo, se necesitan más estudios en los que se investigue completamente su utilidad por lo que en la actualidad no se recomiendan en la práctica clínica.

Fuente de este artículo: http://www.aeu.es/

Esta entrada fue publicada en Eyaculación precoz. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Tratamiento actual de la eyaculación precoz

  1. Petit dice:

    Hola necesito también explicación que tengo que hacer sobre esa enfermedad EP
    Y si se puede ser urgente seria mejor todavia .
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *