Fetichismo. Reflexiones

fetichismoEl fetichismo es una modalidad de la expresión de la sexualidad encuadrada dentro de las parafilias que no necesariamente es considerada como un trastorno por la moderna sexología científica, excepto si los impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo durante un periodo de al menos 6 meses.

La persona fetichista tiene fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos ligados al uso de objetos no animados (fetiches). Una proporción de estas personas se ve abocada incluso a pagar para vivir esta clase de experiencias, sobre todo si es incapaz de conseguirlas con la pareja habitual.

Los fetiches no deben ser únicamente artículos de vestir o disfraces femeninos como los utilizados para transvestirse (fetichismo transvestista) o aparatos diseñados con el propósito de estimular los genitales (p. ej., vibrador).

Sin embargo, nosotros discrepamos con la moderna sexología en este tema, pues para nosotros rige la robustez del punto de vista de la energía sexual sobre un consenso científico que se muestra demasiado voluble y contingente, reflejándose en importantes cambios de opinión en las sucesivas clasificaciones DSM. En realidad, consideramos a tales conductas (fetichismo, vestirse de mujer, etc.) como no sanas y fruto de la inmadurez en la mayoría de las ocasiones. Ello no significa que los hombres que gustan de tales prácticas sean necesariamente homosexuales, aunque en una proporción de casos se conviertan en homosexuales o bisexuales. No estar con un hombre de esta clase aporta varias ventajas, como por ejemplo optar a una sexualidad sana y satisfactoria sin necesidad de llegar a acuerdos para aceptar “juegos” que nosotros (pero repito: no así la moderna sexología) consideramos no sanos.

 

 Casos reales de fetichismo

A mi pareja le gusta el fetichismo | Casos reales

Mi pregunta es la siguiente: estoy enamorada de un chico que al principio tenía unos gustos similares a los míos. Tras profundizar en nuestra amistad y aumentar nuestra confianza mutua, me contó que tiene un fetichismo de vestirse con medias (pantys) preferentemente negras, usar faldas, vestidos, zapatos con tacones, y con eso se excita mucho, y se masturba así.

Una vez me dijo que quería estar conmigo, pero vestido de esa forma. Se quería probar ropa conmigo. Yo me negué, y desde entonces sólo quiere ser mi amigo pues le gusta otra niña. Pero mi pregunta versa sobre si hay peligro de que le gusten los hombres más adelante, aunque me asegura que le gustan las mujeres. La verdad es que me enojé con él porque ahora sólo me mira como amiga, y me dijo que le gustaba otra niña. Pero quiero ayudarle si es que es necesario. Gracias.

Esta entrada fue publicada en Sexología. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *