Impotencia física | Causas y soluciones

La aparición de la impotencia física se relaciona frecuentemente con unas causas orgánicas o enfermedades físicas que al producir un deterioro a distintos niveles -vascular, endotelial, neurológico, hormonal, etc.- perjudican el fenómeno de la erección y dan lugar a disfunción eréctil. Prevenir tales causas orgánicas y llevar una vida sana en general con un peso adecuado, práctica de ejercicio físico y una alimentación equilibrada ayuda al hombre a estar en forma a nivel sexual y conservar la virilidad en buenas condiciones a lo largo de todas las épocas de la vida.

Aprender como aumentar la potencia sexual conlleva conocer la medida en que las causas orgánicas o factores físicos están afectando al organismo, pues al identificar determinadas carencias o debilidades, ya tenemos la diana a la que dirigir los dardos de una estrategia inteligente para tener erecciones más duras. Para realizar este auto-diagnóstico de forma certera y efectiva conviene conocer qué aspectos orgánicos y psicológicos intervienen en la respuesta eréctil del varón.

Si tu médico te ha diagnosticado una disfunción eréctil orgánica o has sacado un resultado de 30 a 40 puntos en nuestro test sobre la impotencia, debes saber que estos son algunos de las causas orgánicas que pueden producir impotencia:

Impotencia física | Causas

– Arteriosclerosis: estrechamiento y rigidez de los vasos sanguíneos

– Enfermedades del corazón: infarto de miocardio, angina de pecho, etc.

– Enfermedades arteriales y venosas: claudicación intermitente, tromboangitis obliterante, insuficiencia venosa crónica, trombosis, etc.

– Enfermedades prostáticas: hipertrofia benigna de próstata, carcinoma prostático, síndrome del tracto urinario inferior, etc.

– Déficit parcial de testosterona o andropausia: disminución a partir de los 55-60 años.

– Diabetes mellitus tipo 1 ó 2.

– Niveles altos de colesterol: en especial alteraciones del parámetro HDL.

– Hipertensión arterial: especialmente la HTA sistólica

– Adicción a tabaco y drogas (cocaína, anfetaminas, “speed”, etc.)

– Abuso de alcohol crónico

– Insuficiencia renal crónica

– Trastornos neurológicos

– Trastornos hormonales

– Fármacos que interfieren en la erección: diuréticos y benzodiacepinas son los más frecuentes, pero casi la mitad de los medicamentos pueden causar impotencia masculina como efecto colateral.

– Traumatismos, cirugía y radioterapia: sobre todo en genitales y abdomen.

Impotencia física | soluciones

Si tu médico ha descartado todos estos factores orgánicos, posiblemente padezcas una impotencia psicológica. Para detectar si las causas psicológicas pueden estar influyendo de manera negativa en la fuerza de tus erecciones, haz el test de impotencia.

Si estás haciendo el tutorial para aprender cómo aumentar la potencia sexual de forma natural es el momento de volver al tutorial y conocer nuestras técnicas para tener mejores erecciones. Asimismo, te recomendamos que conozcas nuestro programa de ejercicios gratis para solucionar la disfunción eréctil.

Si tu deseo es mejorar tu potencia sexual de forma natural, te recomendamos que conozcas nuestros cursos de sexualidad.

Esta entrada fue publicada en Disfunción Eréctil. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *