Inteligencia emocional y sexo

¿Existen algún vínculo entre inteligencia emocional y sexualidad? Por supuesto que sí. A veces, cuando se padece un problema sexual como la falta de deseo, la incapacidad para excitarse, la poca capacidad de tener orgasmos, la eyaculación precoz o la impotencia, el ser humano se siente frustrado y con un bajón de la autoestima o el ánimo. Los miedos y preocupaciones afloran, y se es incapaz de sentirse feliz y con plenitud.

Inteligencia emocional y sexualidad

Otras veces, se deja pasar y se trata de ignorar el problema evitando pensar en el mismo, hasta que por alguna razón inesperada el destino obliga a ocuparse de conseguir satisfacción en el sexo.

La inmensa mayoría de los casos de disfunciones sexuales carecen de una causa física que los origine, y suelen ser consecuencia de problemas psicológicos, sobre todo emocionales.

 

Inteligencia emocional y sexualidad | Encontrar el origen del problema

Analizar el propio pasado en busca de bloqueos emocionales o episodios no superados que puedan estar influenciando negativamente el presente es siempre necesario en personas con trastornos sexuales o psíquicos, y recomendable para cualquiera. Mediante este trabajo de introspección, uno puede sorprenderse al descubrir que la raíz de sus problemas actuales se encuentra en traumas sentimentales en el seno de la propia familia, amistades, exparejas y otros contextos donde las emociones y los sentimientos han jugado un papel importante. Tales conflictos se acumulan en el subconsciente y sólo salen a flote para ser capaz de darse cuenta de ellos si se hace una correcta introspección, a solas, con el apoyo de la pareja, o mediante la guía de un especialista.

Educación sexual estricta, haber sufrido una represión de la propia forma de expresar las emociones por algún progenitor o educador, haber padecido episodios de violencia, intimidación sexual, maltrato físico o psíquico, haber crecido dentro de un ambiente machista, e insultos o menosprecio en la etapa escolar son algunos ejemplos frecuentes de traumas capaces de dañar la armonía cuerpo-mente-emociones del ser humano hasta el punto de causar disfunciones sexuales.

Pero no siempre son las heridas del pasado las responsables de nuestros problemas actuales. La respuesta sexual del individuo se beneficia de utilizar bien la inteligencia emocional en el presente y en todas y cada una de las etapas de la vida. Pero…¿qué significa usar correctamente la inteligencia emocional?

 

Inteligencia emocional y sexualidad | Consejos

Dirijámonos a la esfera del sexo y de la pareja, que es lo que nos interesa: saber elegir a la pareja apropiada, adquirir habilidades para crear armonía dentro de la relación, comprender y ponerse en el lugar del otro, saber aceptar y perdonar los errores del cónyuge, romper una relación si ya no compensa o no es útil para las perspectivas vitales, saber y aceptar que a veces hay que guardar las distancias en el terreno sexual, manejar los juegos seductivos y eróticos en todas las etapas de la relación, alcanzar una paciencia no pasiva, pero sí constructiva. Todas estas cualidades pertenecen a la inteligencia emocional, una habilidad para conseguir armonía y satisfacción en el presente, y que puede ser desarrollada mediante la introspección diaria.

Si lo ponéis en práctica, tú y tu pareja, obtendréis ventajas inesperadas de la forma más sencilla, siempre que guardéis constancia, comunicación y deseos de mejorar y expandir continuamente vuestra vida sentimental y sexual.

Y si estás sin pareja en la actualidad, es igual de recomendable, porque serás capaz de prevenir, anticiparte y lograr una mayor destreza para solucionar los problemas y crisis que puedan acecharte en el futuro, y tendrás más información e intuición para elegir a la pareja que te conviene, y para saber decir que no cuando hay que decir que no.

Esta entrada fue publicada en Sexología. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *