Me empalmo con nada sin querer

Tener erecciones espontáneas, matutinas o nocturnas es señal de disponer de una potencia sexual en buenas condiciones. No obstante, a veces se da este fenómeno en exceso, y provoca molestias, situaciones incómodas y un exceso incontrolable de deseo sexual. La mayoría de los hombres con este problema tienden a remediarlo mediante la práctica de eyaculaciones forzosas, pero nuestra opinión es que existen remedios más eficaces dirigidos a intervenir en la raíz del problema: un exceso de energía sexual masculina.

me empalmo con nada

 

Soluciones para paliar el exceso eréctil

Si sufres este problema lo mejor es que consultes a un experto, que podrá dirigirte hacia la solución más rápida y adecuada a tus necesidades. No obstante, vamos a proporcionarte unos consejos con los que empezar a solucionar este molesto trastorno que puede estar ocasionándote situaciones realmente desagradables.

1) Evitar los estímulos. Vivimos en un mundo erotizado en exceso. Uno no puede dirigirse a los medios de comunicación (TV, Internet, revistas, etc.) sin dejar de ver escenas o contextos en los que prima lo erótico, y a veces lo pornográfico. Evitar en la medida de lo posible imágenes o ambientes que activen la libido debe ser la primera medida a llevar a cabo.

2) Sublimar la energía sexual. Ocuparse de practicar actividades que desarrollan integralmente a la persona y a la vez permiten disfrutar de forma sana, como la música, el deporte, la lectura, el arte, etc. pueden ayudar a normalizar el tiempo y la energía dedicada a la sexualidad.

3) Espiritualizar la vida. Las religiones monoteístas aportan claves que pueden ayudar a conocerse mejor a uno mismo y a comprender doctrinas que han guiado a los seres humanos durante milenios para evitar que se desboque su lado instintivo.

4) Buscar una pareja estable y comprometida. Una solución definitiva para muchos casos, aunque no para todos. Si el varón se enfoca en su cónyuge no sólo eludirá su problema sino que además contribuirá a mejorar y desarrollar la satisfacción sexual en pareja.

 

Me empalmo con nada | Historias Reales

Me empalmo sin querer

Quería hacerle una consulta sobre el exceso de deseo sexual. En invierno puedo controlar bastante bien los deseos sexuales, aunque me vienen fuertes una vez a la semana, pero con el frío lo puedo controlar. En verano se me hace muy molesto, a veces imposible, tengo grandes deseos sexuales a veces casi cada dos días, y ello me provoca molestias muy incómodas. No quiero decir que me duela, sino que el cosquilleo sexual se me hace muy pronunciado, lo que me provoca, a veces, que el pene se me ponga erecto en las situaciones menos oportunas y sin el más mínimo estímulo sexual del exterior.

Llega a pasarme la siguiente situación: chicas que en circunstancias normales no me atren, me llegan a atraer sexualmente y me apetece tener sexo con ellas, aunque no las conozca de nada. Tengo claro que no me voy a dejar llevar por las hormonas, pues sería de locos. Lo lógico sería que una chica, en esa circunstancia rehúya o te de una bofetada. A veces no me queda otra opción que provocarme la eyaculación -yo prefiero llamarlo soltar líquido-, aunque no me guste nada. Me parece un poco asqueroso. Tampoco me entusiasma la idea de tener una amiga para que, cuando mis hormonas quieran, tener sexo con ella y quitarme la molestia, porque tendría que tener sexo cada dos días. Aparte, no creo que ninguna chica quiera estar así con un chico. Mi pregunta es si hay alguna solución para el exceso de deseo sexual que no sea teniendo sexo con una chica “porque sí” (es una forma de escribir) ni provocándomelo. Confío en su confidencialidad. Gracias por su tiempo.

Esta entrada fue publicada en Deseo hipoactivo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *