No deseo a mi marido

no deseo a mi maridoNo deseo a mi marido. Si es así, consulta a un experto, pero también reflexiona sobre el refrán: “no hay mujeres frígidas, sino hombres inexpertos”, que hace referencia a una realidad más frecuente de lo que se cree.

Hay muchas mujeres insatisfechas con su vida sexual que piensan que son “frígidas” o que su cuerpo no funciona correctamente. Por desgracia, la mayoría de ellas no consultan al médico ni pide ayuda de ninguna clase, pero entre las que sí lo hacen se han realizado encuestas recogidas en diversos estudios científicos que arrojan un dato curioso: una gran proporción de mujeres padecen falta de deseo o dificultades para llegar al orgasmo como consecuencia de un trastorno sexual de su pareja masculina, en general: eyaculación precoz o impotencia.

Estos casos suelen darse en féminas poco comunicativas, y en parejas que no incluyen los temas sexuales entre sus conversaciones habituales. A medio y largo plazo se generan situaciones que pueden ocasionar serios problemas a la vida en común: insatisfacción, escasa comunicación, agravamiento de las disfunciones sexuales, infidelidades, violencia de género, etc.

Además, en muchas de estas ocasiones el varón culpabiliza a la mujer, y le acusa de tener pocas ganas de sexo o de necesitar demasiado tiempo y/o dedicación para alcanzar el orgasmo. En estos casos, las mujeres con una corta vida sexual a sus espaldas no tendrán un punto de referencia al que adherirse para saber si el funcionamiento sexual de su pareja está dentro de la normalidad. Su corta experiencia puede llevarle a creer que son ciertas las acusaciones del hombre, y agravarse su problema hasta convertirse en una disfunción real, si no se consulta a tiempo con el médico o el sexólogo.

En pleno siglo XXI, toda fémina debe saber que si un hombre eyacula demasiado rápido, ella tiene menos tiempo para disfrutar y pocas posibilidades para llegar al orgasmo, y mucho menos al orgasmo con penetración. Asimismo, si el hombre no consigue y mantiene una erección satisfactoria para ambos, las modalidades de juegos sexuales se reducen y disminuye el placer del coito.

 

No deseo a mi marido | Soluciones

No obstante, otra manera incorrecta de enfrentarse a un problema masculino es que la mujer presione o exija resultados. Probablemente sea ésta la peor solución, pues dicha actitud genera un estrés en el hombre que le llevará a un oscuro callejón sin salida en el que empeorarán aún más sus facultades sexuales.

Si una mujer detecta que su deseo y/o su capacidad para tener orgasmos son anormalmente bajos, lo primero que debe hacer es establecer una vía de comunicación con la pareja para intentar determinar las posibles causas y soluciones al problema. Lo más razonable es acudir siempre al médico de familia para una entrevista en pareja y un estudio clínico o derivación a otro especialista, si el facultativo lo ve necesario.

En caso de detectarse una disfunción sexual en el varón, la fémina debería adoptar una actitud comprensiva y nada exigente, colaborar en la terapia, tener paciencia y confianza,  y actuar con empatía en todo momento: “ponerse en el lugar del otro”.

Actualmente, la mayoría de las disfunciones sexuales masculinas pueden curarse con el tratamiento apropiado –no farmacológico en muchos casos-, y existen casos documentados de hombres que tras superar su trastorno, se convirtieron en excepcionales amantes.

La filosofía de sanatusexo.com incluye la idea de que todo varón, con la actitud y guía apropiadas, puede ser uno de ellos. Comunícate con él sin miedos, y ayúdale a superarse a sí mismo. Si lo haces, aquí estamos para apoyaros.

 

No deseo a mi marido. Historias reales

Me desagrada que me haga el amor

Tengo 23 años y llevo 4 de unión con mi pareja. Desde hace ya poco más de un año, mantengo relaciones sexuales sin desearlo, solo lo hago para complacerlo, y aunque en varias ocasiones a la semana puedo evadirlo, sé que tengo que acceder en al menos una ocasión, lo que me causa angustia y desagrado.

El problema es que cada vez me es mas difícil fingir que todo está bien -cabe aclarar que no tengo problemas para alcanzar el orgasmo-, y sencillamente me es insoportable sentir que me toque o incluso solo que me bese.

Él me pide que participe más, que le diga que me gusta pero no puedo, pues realmente cuando estoy con él, me resulta muy incómodo y no lo disfruto; ni siquiera permito que me vea porque en ocasiones lloro sin que se de cuenta o siento mucha ira.

Cuando estoy con él solo deseo que me penetre y que termine pronto, pues no tolero los juegos previos y la verdad es que él ya no me excita; de hecho, debo admitir que varias veces me he tenido que imaginar a otro hombre para hacerlo más llevadero.

En el inicio de la relación no era así; no sé si tenga que ver el hecho de que hace 2 años tuvimos fuertes discusiones, y casi nos separamos. No sé si aún lo amo, yo siento que sí le quiero mucho -es un buen hombre con muchas virtudes y me ama demasiado-, pero en la intimidad él no me atrae,  y a veces hasta he deseado que se encuentre a otra mujer.

No sé qué hacer, no he tenido el valor de hablarlo con él, no quiero herirlo pero tampoco quiero seguir padeciendo el sexo, espero puedan ayudarme. Gracias.

No deseo estar con él

Hola, tengo 27 años, y llevo año viviendo con mi novio de 31. Yo soy una mujer profesionista, responsable, comprometida y me encanta mi trabajo, estoy satisfecha con mis logros al día de hoy y estoy en un constante aprendizaje para mejorar día a día. Mi novio es separado, tiene 2 hijos y no terminó su carrera, es inestable laboralmente y en la actualidad tiene un trabajo de medio tiempo en el cual gana muy poco; yo cubro un 75% los gastos de la casa donde vivimos, la manutención de mi carro -él no tiene carro- y las salidas que realizamos.

En un principio, cuando aun no vivía con él, el sexo era divertido y muy placentero, pero en el momento que tuve que incrementar mis responsabilidades con pagos, las preocupaciones me agobiaban hasta tal punto que no quería saber nada de sexo. Además había un punto en el que creía que él no lo merecía; yo lo mantenía y también le daba sexo gratis, no lo creía justo.

Él es una persona muy posesiva, todo el tiempo quiere estar conmigo, y además me exige atención y tiempo diciendo que es mi obligación por ser su pareja; le he comentado en muchas ocasiones que eso no ayuda para sentirme mejor en muchos aspectos pero el no deja de hacerlo.

Yo he perdido el deseo de estar con él, y se enoja mucho porque siempre le digo que no, que no tengo ganas o no quiero, y a veces con tal de que no esté molestando lo hago solo para quitármelo de encima 15 días más, además de que es muy insistente y siempre quiere estar tocándome: los senos, las pompis y todo. A la hora de hacerlo no se preocupa por estimularme ni nada, sólo quiere que abra las piernas y ya.

He tratado de explicarle que lo que me pasa es por los problemas que tenemos de pareja, y no solo por la atracción física pero no lo entiende; también le he dicho que busquemos ayuda profesional, pero él me dice que yo soy la que necesita la ayuda y que estoy enferma, y me grita que soy una frígida, un robot insensible. No se qué hacer, espero me puedan ayudar.

Esta entrada fue publicada en Deseo hipoactivo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a No deseo a mi marido

  1. Tati dice:

    Tengo 25 años y mi esposo tiene 28 tenemos dos hijos nuestras relaciones sexuales siempre fuerin muy buenas y satisfactorias para los dos Llevo siete años con mi esposo mi último hijo lo tuve en octubre del 2014 despues de ese tiempo no me provoca no siento ganas de tener relaciones con mi esposo
    El normalmente me busca para hacerlo pero a mi por el contrario me da mal genio ya que no siento deseo y al realizar la penetracion me duele y me lástima y antes de eso mi apetito sexual era muy bueno teníamos relaciones dos veces por día casi todos los días de la semana ahora logro tener una o dos veces por semana no me siento exitada aunque el intenta diferentes cosas esta situación de tener relaciones me produce estrés dolor de cabeza malgenio igual las veces q lo hago es como si fuera por obligación no por deseo quiero saber qué me pasa pues nunca había tenido este problema me siento a gusto con mi cuerpo pero no se a que debo está falta de apetito sexual quisiera saber qué puedo hacer que puedo tomar como puedo solucionar este problema la verdad me hace sentir muy mal conmigo misma y con el además me siento con la sensación de un vacío como si me faltara algo y se que lo hago sentir a el como si no estuviera haciendo lo suficiente aún sabiendo que la del problema soy yo ya no me siento exitada aun el haciendo lo que me gusta o dándome masajes el ha buscado alternativas aceites cremas y cosas así pero es como si mi cuerpo no reaccionara y cuando siento deseo lo intentamos pero el deseo me dura sólo un corto tiempo y después vuelve esa mala aptitud y ya no quiero hacer nada agradezco si me colaboran y me dan alternativas por que yo ya no se que hacer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *