Nueva ética sexual. Descripción y crítica

Si reflexionamos sobre el cambio que estamos presenciando en relación a la ética sexual del siglo XXI no podemos hablar de un abandono de toda moral o una pérdida de valores, como muchos denuncian, sino de un cambio a un nuevo sistema moral con unas raíces firmemente ancladas en la tradición filosófica del liberalismo.

Nueva ética sexual

Este nuevo sistema moral es vagamente coherente, y sus principios subyacentes funcionarán como el germen de la visión moral predominante en la sociedad actual. Apoyado por la mayor parte de los poderes mediáticos, más que abogar por una mera amoralidad, sus reivindicaciones morales presionan fuertemente contra la ética sexual y relacional que las principales religiones y tradiciones han desarrollado durante milenios. De hecho, para este sistema moral, la moral religiosa no está mal, sino que es inmoral.

Hasta que los discrepantes con esta nueva moral, no la entendamos en sus propios términos, seremos incapaces de ofrecer respuestas eficaces a la misma. Por ello se exponen en este artículo los cinco principios básicos que conforman la nueva moral sexual y relacional.

 

Los 5 principios de la nueva ética sexual

  1. Los actos sexuales no poseen significados intrínsecos o propósitos, y no se relacionan con un orden natural más profundo, que haya que respetar y no violar. Su significado se construye simplemente por la sociedad y las personas que incurren en ellos. En este contexto, el sexo “sin sentido” es una posibilidad legítima.
  2. Nuestra sexualidad es una sensación subjetiva e intrínseca a nuestra propia identidad. Sin perjudicar a los demás, tenemos el deber de cuidarnos a nosotros mismos para realizar y expresar nuestras identidades sexuales deseadas, incluso cuando este hecho implique medidas tales como la cirugía de cambio de sexo. Como miembros de una sociedad, también tenemos el deber de garantizar el apoyo y la afirmación de las identidades sexuales de los demás ciudadanos.
  3. Los agentes sexuales son autónomos, personas de pleno derecho. Las relaciones sexuales son, por tanto, mecanismos de refuerzo mutuo. Para que una relación sea adecuada los compañeros deben estar en una situación de igualdad, y no deben existir importantes desequilibrios de poder entre ellos. Para aquellos que defienden este principio, las formas tradicionales de matrimonio pueden resultar inapropiadas pues en ellas se reconoce normalmente la existencia de un cierto grado de desigualdad de poder entre marido y mujer (física, económica, social), aprovechando el mayor vigor del varón para el servicio amoroso de la pareja y la familia, en vez de tratarse de individuos autónomos con el mismo poder de negociación. La ética sexual clásica también ha puesto límites -a lo largo de milenios- a los individuos y parejas frente a diferentes opciones sexuales, exigiendo exclusividad y compromiso por tiempo indefinido incluso en contra de sus deseos particulares. Renunciar a este sistema de seguridad aumenta -entre otras cosas- el riesgo de perjudicar a los niños, quienes por su propia naturaleza pueden confundir comportamientos liberales individuales con las relaciones sociales, lo que puede facilitar -y de hecho ya ocurre- la pedofilia, a la que afortunadamente todavía se opone este nuevo sistema de valores.
  4. El consentimiento dado libremente es la consigna para las relaciones sexuales. Cuando una relación entre las partes está consensuada, nada se puede objetar en contra de ella. Cabe reflexionar sobre el inmenso abanico de posibilidades que abre este principio, lo que se traduce hoy en día en un sinfín de nuevas aberraciones sexuales, cuyo daño psíquico no es tan fácil de demostrar, y que por lo tanto se encuadrarían en el terreno de lo lícito de la nueva moral.
  5. Más allá de la prevención de los daños, las relaciones sexuales deben liberarse de toda clase de vigilancia y restricción social, así como de toda norma y estigma. Aunque el matrimonio puede otorgar el reconocimiento público y la afirmación de una pareja, cada pareja debe ser libre para casarse cuando quiera, sin tener que esperar al matrimonio para mantener relaciones sexuales. Por el contrario, la moral tradicional siempre ha vedado las relaciones sexuales extramatrimoniales, al considerarlas como asuntos de interés público y comunitario, por lo que choca también con este principio.

 

Nuestras conclusiones sobre el nuevo sistema moral

Es fácil apreciar en estos “principios morales” un reclamo al instinto a los individuos y parejas de nuestra sociedad. Estos principios se derivan de la ideología liberal y su definición de persona, una forma de pensamiento que ha conformado de forma decisiva nuestra política, nuestra economía y la ética de nuestra sociedad en general. Ya que estas ideas que subyacen bajo la “ética sexual” actual se han hecho omnipresentes en nuestra sociedad, al confrontarlas suele generarse polémica y se asume el riesgo de ser calificado como “puritano” o “moralista”, e incluso de ser insultado.

Una comprensión más profunda de esta “nueva moral” nos permite a los discrepantes estar en mejores condiciones, tanto para interpretar como para predecir sus movimientos.

Así como las estrellas de las constelaciones morales se extinguen en los cielos de los que navegan por el mar de la vida guiándose tan sólo por la tenebrosa luz sin principios de sus voluntades individuales, y haciendo solamente lo recto ante sus propios ojos, todavía hay quien sigue la guía luminosa de los principios morales que han ido emanando de las tradiciones a través de los siglos y adaptándose a diferentes lugares y culturas.

Fuente: Los principios de la nueva moralidad sexual

Esta entrada fue publicada en Sexología. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Nueva ética sexual. Descripción y crítica

  1. Robert dice:

    Es ridículo lo que este artículo propone. La seguridad familiar tras la seguridad castrante que impone la religion. Y es una mentira. He notado como las personas son hipocritas.Alzan la voz perturbadas si se les habla de por ejemplo ,matrimonio abierto, pero andan cometiendo infideludades al otro por las espaldas. El liberalismo sexual actual como se denomina en este articulo, al menos es honesto.

    • sanatusexo dice:

      Hola Robert. Este artículo no propone, sino que expone y critica. La existencia de hipócritas en todas las religiones es un hecho, pero no por ello podemos calificar de honesto a un liberalismo sexual potencialmente dañino para la pareja humana y su descendencia, como demostramos en este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *