Preocupaciones masculinas sobre la sexualidad

preocupaciones sobre la sexualidad del hombreLa literatura sexológica actual carece de datos estadísticos que aporten evidencias sobre cuáles son las preocupaciones y preguntas más frecuentes que el hombre se hace sobre su funcionamiento sexual. Por ello, para elaborar este artículo nos hemos apoyado en la clasificación de las demandas sexuales más comunes en atención primaria y en un sondeo en Internet basado en las publicaciones de algunas de los foros y páginas web de sexología más visitadas y prestigiosas, así como en la utilización de la herramienta Google Trends, que ofrece un seguimiento estadístico de los términos de búsqueda con mayor volumen de tráfico en Google, que sigue siendo el principal buscador, con más del 95% de media anual en las búsquedas globales en España.

 

Principales preocupaciones sobre la sexualidad masculinas

A continuación exponemos algunas de las preocupaciones sexuales más frecuentes en los varones, una breve explicación de cada problema y algunas orientaciones sobre cómo afrontarlas.

1. Miedo a eyacular rápido

Se trata de una de las preocupaciones sexuales masculinas más comunes. Incluso hombres que no padecen eyaculación precoz ni ninguna otra disfunción sexual pueden estar preocupados u obsesionados con su capacidad para “durar” al hacer el amor. En primer lugar ha de acudirse al médico para descartar el diagnóstico de la eyaculación precoz, y seguir un tratamiento adecuado en caso de que se confirme.

2. Miedo a perder la erección

La disfunción eréctil es el motivo sexual de consulta más frecuente en atención primaria, pero ello no significa que todos los hombres que refieren problemas de erección sean impotentes. Es común que el hombre se preocupe después de sufrir un gatillazo –fracaso ocasional al intentar una penetración-, y la detección temprana de los casos de problemas de erección con un fuerte componente psicológico, como lo son aquellos que se producen a consecuencia del gatillazo, podría mejorar el pronóstico y acelerar la solución de la disfunción eréctil en estos pacientes.

3. La importancia del tamaño

Desde edades tempranas el varón tiende a asociar las dimensiones del pene con la virilidad, por lo que cuando comienza a mantener relaciones sexuales aparece de forma inevitable “la cuestión del tamaño”, que provoca no pocos quebraderos de cabeza, sobre todo en unos tiempos en los que no es raro que la pareja haya tenido uno o varios compañeros sexuales, y no se abstenga de establecer comparaciones, que en este caso siempre son odiosas. Por ello es frecuente que hombres de todas las edades lleguen a obsesionarse con el volumen de su miembro viril hasta el punto que su satisfacción y capacidad sexual se ven afectadas.

Tras descartarse la existencia de micropene y otras deformidades por el médico, debe tenerse claro que todas las parejas pueden disfrutar al máximo de su vida sexual con independencia de las dimensiones del pene, y animarse a desarrollar la comunicación a nivel íntimo en pareja, así como las habilidades en el desempeño sexual. También conviene evitar las comparaciones y centrarse en mejorar la vida sexual en pareja.

4. Cuántas veces masturbarse es sano

Cabe saber distinguir entre una frecuencia masturbatoria normal para la edad y el problema de la masturbación compulsiva –asociada en muchas ocasiones con la visualización de pornografía-, cuyo carácter de inevitabilidad e interferencia con las actividades de la vida diaria hacen que deba ser valorada por un psicólogo.

5. El condón produce impotencia

Muchos hombres sufren problemas de erección al comenzar a utilizar el preservativo. Por ello tienden a descartar este excelente método anticonceptivo y protector frente a infecciones de transmisión sexual. El origen de esta dificultad eréctil radica en la interrupción momentánea de la respuesta sexual masculina a consecuencia de la colocación del condón, y en una menor estimulación del pene durante los movimientos coitales. El varón no debe abandonar el método del preservativo, ha de entrenarse antes de los encuentros sexuales para ser más habilidoso en la correcta colocación del profiláctico, y probar el empleo de condones ultra-finos, anatómicos y adaptados al tamaño de su pene.

6. Cómo hacer que ella alcance el orgasmo

Muchos varones consideran la posibilidad de que su pareja no se siente satisfecha con su vida sexual en común porque el hombre no es capaz de llevarla al clímax. También es frecuente la sospecha de que ella finja orgasmos cada vez que hacen el amor, duda razonable y bien fundada en bastantes ocasiones.

En estos casos ha de ponerse en marcha una estrategia de abordaje de la pareja para mejorar la comunicación y la confianza mutua. Asimismo, en caso de que se corrobore la insatisfacción de ella el médico deberá ejercer un consejo sexual a ambos dirigido a optimizar sus habilidades amatorias mediante un modelo no centrado en el coito que priorice el contacto no genital, la sensualidad y el encuentro sexual sin objetivos. Para ello cuenta con técnicas como la Intención Paradójica y la Focalización Sensorial.

7. Mi pareja no me desea

No sentirse deseado por la pareja constituye una de las principales preocupaciones sexuales del hombre. Si no se aborda a tiempo, este problema puede tener graves consecuencias, como la infidelidad o la ruptura de la relación.

En general se trata de parejas con dificultades de comunicación en las que existe una diferencia pronunciada de intensidad entre las respectivas libido, bien por naturaleza o bien porque se ha producido un descenso de la atracción sexual en uno de los miembros debido a diferentes motivos.

En un principio el consejo sexual debe basarse en fomentar la comunicación sobre la vida sexual, para ayudar a plantearle a la pareja la insatisfacción en este campo con un espíritu constructivo que facilite llegar a una solución aceptada por ambas partes. El varón debería sincerarse con la pareja, y hacerle todas las preguntas necesarias para resolver sus dudas: ¿por qué está desinteresada en el sexo?, ¿verdaderamente le parece atractivo y en qué medida?, ¿está manteniendo una o varias relaciones paralelas? Etc.

Una vez aclaradas todas las dudas -las de ambos- habría que tomarse conjuntamente una decisión en torno al sexo, y decidir el lugar que debería ocupar en la vida de pareja, así como determinar una frecuencia aproximada de encuentros sexuales con la que ambos se sientan a gusto.

8. Cómo hacer el amor varias veces seguidas

A edades tempranas la mayoría de los hombres son capaces de eyacular varias veces durante un mismo encuentro sexual, lo que les capacita para completar satisfactoriamente varios coitos consecutivos. A medida que avanza la edad, el periodo refractario –tiempo de recuperación de la capacidad eréctil tras una eyaculación- se alarga progresivamente, hasta que llega un momento –muy variable de un individuo a otro- en el que al varón se le hace imposible completar más de un coito dentro de un mismo encuentro sexual.

Una proporción nada desdeñable de hombres padecen angustia y dudas sobre su virilidad al experimentar este tipo de fenómenos, pues su vida sexual se ve afectada en mayor o menor medida por estos cambios fisiológicos. Ante ello conviene tranquilizarse, desdramatizar y tener en cuenta la naturaleza benigna y natural de este fenómeno. Asimismo, es necesario un asesoramiento para adaptarse a las nuevas circunstancias mediante la adquisición de ciertas habilidades que pueden desarrollar la satisfacción sexual en pareja a cualquier edad: aprender a retardar la eyaculación, modelo de sexualidad no basado en la penetración, hacer el amor sin eyacular, medidas higiénico-dietéticas para aumentar la potencia sexual de forma natural, etc.

Esta entrada fue publicada en Sexología. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Preocupaciones masculinas sobre la sexualidad

  1. john dice:

    Buenas tardes,

    Escribo porque tengo problemas con mi pareja, y deseo saber que tan culpable soy yo y como corregirlo.

    Primero ella y yo a pesar de que llevamos 7 años de casados mucho tiempo estuvimos separados por cuestiones laborales viéndonos solo los fines de semana. El sexo no fue tan frecuente ni en los días de convivencia, pero hace ya dos años que cambie de trabajo y pues ya nos vemos todos los días. el problema es que no hemos podido mantener relaciones de forma cotidiana, es decir, lo hacemos pero esporadicamente.
    el detalle conmigo es que yo tengo mucho apetito sexual, a diario deseo tener relaciones sexuales y cuando lo hacemos, casi siempre me quedo con ganas de mas, ella no. he tenido otras parejas sexuales y no pasa igual, estas responden a mi deseo de forma satisfactoria o hasta mas que yo.
    para evitar serle infiel me he masturbado en los días en que ella no quiere o no puede para no incomodarla, y en ocasiones le he pedido que ella lo haga que to si tengo ganas. pero no le gusta hacerlo por que cree que ella esta mal por no tener apetito sexual.

    esto se ha vuelto desesperante ya lo hemos platicado mucho y no encontramos solución.

    ¿que puedo hacer?

    agradeceré su apoyo ante esta situación.

    saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *