Quiero ser infiel a mi pareja

quiero ser infielParece que la infidelidad se ha puesto de moda, por desgracia. El número de divorcios no para de crecer en la mayoría de los países de occidente y no sólo es por la crisis económica sino también porque crece el número de mujeres y hombres que son infieles a sus cónyuges, como demuestran las encuestas más recientes.

Matrimonios rotos con niños que sufren las consecuencias de los deseos y caprichos de sus padres, con secuelas psicológicas que a veces duran toda la vida. Aún son muchos los que desconocen las desventajas de las relaciones esporádicas en una sociedad carente de valores morales donde las élites utilizan el poder mediático para imponer la ética que más les interesa en cada momento, dirigiendo a las masas hacia una ideología imperante que anima a seguir la “inteligencia del corazón” o la “intuición personal” para que cada persona decida lo que está bien y lo que está mal, lo que no es sino una excusa para dar rienda suelta a los bajos instintos del ser humano, con las consecuencias que ello conlleva.

Por su poder deletéreo, el adulterio destruye la energía sexual del matrimonio, y es considerado ilícito por todas las religiones y la mayoría de las sociedades tradicionales. No conocemos ningún estudio serio que demuestre que las denominadas “parejas liberales” o “parejas abiertas” sean más felices o tengan una duración mayor que los matrimonios que cumplen su pacto de fidelidad. Sin embargo, la laxitud moral de la sociedad occidental actual introduce la duda mediante estrategias de todo tipo: conductas de famosos y famosas, películas con doble moral, promoción de científicos y pseudocientíficos de ideología “liberal”, etc. En fin, un conjunto de maniobras para ocultar una falta de evidencia científica absoluta sobre la supuesta benignidad de las “prácticas liberales”: intercambio de parejas (swinging)

Todo esta corriente de pensamiento políticamente correcto ha llevado a los sexólogos a denominar como “parafilias” o incluso como “modalidades de la expresión sexual” a determinados trastornos considerados como perversiones sexuales, perversiones, anomalías o alteraciones desde el nacimiento de la ciencia sexológica a principios del siglo XX. Pero este es otro tema.

Nuestra pregunta es: en una sociedad donde se difuminan los límites de la ética y lo perverso no sólo se acepta, sino que está de moda y atrae multitudes de lectores y espectadores, ¿hacia donde nos dirigimos? Quizá las historias reales que se exponen a continuación puedan ofrecer pistas a nuestros visitantes.

 

Quiero ser infiel a mi pareja. Historias reales

He pensado en serle infiel

Buenas noches, tengo 29 años, y el problema es que después de un intento fallido más de tener intimidad con mi pareja me dijo que ya no siente deseo sexual, y siento que eso es extraño, pues antes era él quien usualmente buscaba tener intimidad conmigo. Su rechazo me hace sentir mal, me hace sentir poco atractiva, y siento que no me ve como mujer sino como amiga. Se lo he preguntado pero dice que me ama, que no quiere perderme y que no entiende qué le pasa, simplemente no siente deseo sexual.

Mi trabajo me ha llevado a ausentarme en muchas ocasiones pero para no descuidar mi relación de pareja, de donde fuera que estaba viajaba para estar con él, no solo para tener relaciones sino para compartir momentos lindos en su compañía.

Pero hace 1 año y medio él ha dejado de buscarme en la intimidad; al principio justifiqué el hecho con el estrés y la presión económica en la que se encontraba pero la situación no ha mejorado y me ha puesto demasiadas excusas como: “he jugado varios partidos de futbol, estoy muy cansado”, “tengo que hacer mis trabajos o estoy en exámenes”, “he leído un artículo que dice que no debemos fornicar…”, “tú no me amas, sólo me quieres por eso”, “estoy molesto contigo”, entre algunas otras. En alguna oportunidad él me ha sido infiel pero después de superar ese proceso las relaciones sexuales continuaron siendo buenas. Ahora no siento que esté engañándome; él esta siempre pendiente de mí, me busca para compartir sus cosas y las mías, etc., pero si se trata de estar solos siempre encuentra una salida.

Lo quiero mucho en verdad y me frustra esta situación. He tratado de ser comprensiva, de darle su tiempo y su espacio, y no ponerme exigente, pero yo siento el deseo y la necesidad de tener intimidad con él. Y además, han sido tantos los intentos como: invitarlo a un hotel, lucir escotes y ropa ceñida como a él tanto le gustaba, ponerme muy cariñosa, presentarme desnuda, embriagarlo, e incluso hasta expresarle mi necesidad abiertamente; pero nada.

Todo esto ha llegado a tal punto que he pensado en engañarlo, incluso he planeado encuentros sexuales con algunos amigos, los cuales no los he llegado a consumar porque aún lo amo y no quiero serle infiel. He pensado también ya en dejarlo pero no es tan sencillo como se dice; lo amo pero me siento insatisfecha en el aspecto sexual. No tenemos hijos y no vivimos juntos, aunque teníamos planes de hacerlo, es más hasta me ha propuesto hacernos una inseminación para tener hijos. Pero él no entiende que siento deseo y que quiero hacer el amor con él. No sé cuánto tiempo más pueda soportar esta situación que hasta está logrando que yo tenga actitudes agresivas con él. Me ha preguntado si por esta situación lo engañaría y aunque no se lo he dicho directamente he dejado la posibilidad abierta, incluso ya le he dicho de terminar la relación porque no me siento plena. Dijo que buscaría ayuda pero donde estamos no hay terapeutas sexuales, así que no creo que logre mucho, es por eso la necesidad de escribirles en busca de alguna respuesta, pues en verdad esta situación es muy apremiante, tanto, que ha causado que me ponga de mal humor y que desfogue todo eso con personas que nada tienen que ver con nuestro problema. ¿Qué podemos hacer?

Esta entrada fue publicada en Amor y belleza. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Quiero ser infiel a mi pareja

  1. Tere dice:

    Hola tengo 22 años. Mi problema es el deseo sexual de marido desde siempre, incluso en las primeras relaciones se mostro con poco deseo. En nuestra primera vez juntos despues de un primer y corto coito me dijo “vamos a dormir un ratito?”. No hace todavia dos años que estamos juntos y parecieramos una pareja de al menos 10 años. Por mi parte yo siempre fui una mujer muy activa sexualmente, considero que me gusta el sexo en cantidad y calidad podria decirse y es algo que el no puede o no quiere darme. Tuve buenos amantes con los que congenie muy bien en la cama y son los mismos que recuerdo y deseo cada vez que me siento frustrada. Soy una mujer atractiva y siempre me senti deseada por muchos hombres, me han ofrecido tantas cosas por una noche conmigo y quisiera que me deseara de esa manera. A veces pienso que soy yo, que quiero que me desee como lo hacian varios hombres a la vez o que le doy mucha importancia al sexo. Yo lo busco siempre, me compre disfraces, juguetes, intento jugar por mensajes y esas cosas pero el no, no reacciona ni siquiera me sigue el juego. Ayer me compre un conjunto de ropa interior por ejemplo de encaje, muy sexi. Hoy me lo pongo, me maquillo, me saco una foto y se la mando abajo pongo “te gusta?” A lo que responde “esta lindo, te hace juego con el pelo”. Y ahi esta mi gran frustracion por que siempre espero otra reaccion y cuando no la tengo pienso en que fulano me hubiera dicho otra cosa y pienso en engañarlo y aguanto, aguanto mucho por que lo quiero y no quiero engañarlo fuera de eso es un gran hombre. Se lo hable mil veces, mis gustos, lo que quiero, o lo que pretendo de el cuando le mando una foto o un mensaje sugestivo pero no hay caso. Cuando tenemos relaciones se mantiene en silencio, el coito ademas dura muy poco (con mucha suerte diez minutos) y va directo al acto sin un juego previo ni nada y cuando terminamos se levanta, va al baño, vuelve y al instante se duerme, sin una palabra, a lo sumo “vamos a hacer noni” no hay un abrazo o un beso. Los besos, son cosas que ya no recuerdo, ya no nos besamos mas que para saludarnos aunque a veces yo si lo beso pero queda en ese pico, tampoco recuerdo que haya durado mucho eso de estar besandonos al principio. El es asi, poco demostrativo y poco sexual y yo todo lo contrario y ese es mi problema cada noche es frustrante y triste mientras miro el techo y el duerme.Espero que lo que describi le sirva y desde ya muchas gracias, espero ansiosa y esperanzada su respuesta y su ayuda.

    • Oscar Hector dice:

      Tere
      Yo entiendo tu situación, a mí me pasa que estoy con mi chica y quiero hacerlo de forma intensa, quiero que me suplique por sexo y luego que tengamos ricos encuentros por lo menos 3 veces en un día pero jamás veo iniciativa de su parte, jamás la veo lujuriosa, yo siempre debo indicarle que hacer.
      Hay veces en que le pregunto cosas sucias como “te gusta que te meta esta verga?” Y ella solo dice “si” con los ojos cerrados
      Me considero bueno en el sexo, mis relaciones por lo menos duran 15 min y a los más 1 hr ( solo de penetracion porque creo que el juego previo es importante), y por lo menos tengo 2 el día que tengo sexo
      Ante esto estoy un poco desanimado y decepcionado, nos llevamos bien pero quiero vivir mi vida sexual de forma más intensa y la verdad me da morbo encontrar una mujer madura que me enseñe más
      Y al igual que tú me viene de lo peor que mi pareja se duerma sin mayor comentario al terminar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *