Las ventajas del sexo matrimonial

matrimonio indioA lo largo de toda la historia conocida de la humanidad, mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio se ha considerado socialmente inaceptable e incluso legalmente punible en la inmensa mayoría de las regiones y comunidades del planeta, incluidas las pequeñas y aisladas. No fue hasta el siglo XX cuando en determinados países occidentales, principalmente anglosajones, se produjo un fuerte cambio en la mentalidad de la sociedad, impulsado por importantes avances científico-médicos -en especial, la píldora anticonceptiva- que al desligar en  gran medida el coito de la procreación facilitaron un uso puramente lúdico de la sexualidad fuera del contexto matrimonial, cuya aceptación a nivel social fue incrementándose de forma rápidamente progresiva y difundiéndose a nivel global a través de los nuevos y potentes medios de comunicación.

En el siglo XXI no sólo está plenamente implantada la aceptación social del sexo extramatrimonial en occidente, sino que también se ha modificado el concepto de matrimonio a nivel legal e incluso léxico, y en amplios y numerosos entornos la opción tradicional de permanecer virgen hasta el matrimonio es minoritaria y susceptible de críticas y/o de burla.

Asimismo, en el contexto de un nuevo sistema moral, van alcanzando fama creciente numerosas modalidades de sexualidad fuera del matrimonio como el poliamor, relaciones abiertas, amor libre, sexo grupal, etc.

La pregunta que trataremos de contestar en este artículo es la siguiente: ¿conviene al individuo, la familia y la comunidad la práctica de la sexualidad fuera del matrimonio? Para contestarla enumeraremos y describiremos brevemente algunas ventajas del sexo exclusivamente matrimonial frente al no matrimonial, para lo que nos apoyaremos en evidencias científicas, y en nuestra propia experiencia personal y en la de otros sexólogos a la hora de abordar trastornos sexuales.

 

Ventajas del sexo exclusivamente dentro del matrimonio

matrimonio tradicional japonésPrevención de embarazos no deseados: a mediados del siglo XX la irrupción de la píldora anticonceptiva facilitó desvincular la práctica sexual de la procreación, lo que desembocó en la denominada “revolución sexual” de la década de los 60, en la que se inició un considerable aumento en las relaciones sexuales fuera y antes del matrimonio en occidente que se tradujo en un incremento de los embarazos no deseados, a pesar del perfeccionamiento de los métodos anticonceptivos. El matrimonio proporciona un contexto a la pareja en el que son mucho menos frecuentes los embarazos no deseados, y de menor importancia sus consecuencias negativas.

Prevención de ITS (infecciones de transmisión sexual): estar casado/a no garantiza la exclusividad sexual recíproca -factor que más protege de las ITS junto tras la abstinencia sexual-, pero establece unas condiciones legales y sociales que la favorecen. En este sentido se están realizando estudios que pretenden determinar cuál es el efecto real del matrimonio para prevenir ITS.

Disfunciones sexuales: aunque sí existen investigaciones que concluyen que el sexo matrimonial es más frecuente y satisfactorio para ambos géneros que el sexo de parejas que cohabitan sin casarse, no hemos encontrado evidencia científica firme que demuestre que el matrimonio es un factor protector o de riesgo para sufrir disfunciones sexuales. No obstante, es una idea aceptada en sexología que tratar a la pareja en conjunto y/o la asistencia de la pareja a las sesiones terapéuticas obtiene mejores resultados que el tratamiento individual, por lo que deducimos que el matrimonio, como institución que proteje y refuerza el vínculo de pareja, mejora el pronóstico de los trastornos sexuales.

Beneficios para la salud: mayor éxito en el trabajo, mayor esperanza de vida, menor riesgo de cáncer, menor mortalidad, mejor sistema inmune, menor riesgo de suicidio, menor índice de abuso de alcohol, prevalencia más baja de ansiedad o depresión. Todas ellas son ventajas demostradas de la persona casada frente a la soltera, separada o conviviente sin casarse.

Protección de la mujer y de los niños: se ha demostrado una menor frecuencia y gravedad de episodios de violencia de género en mujeres casadas frente a solteras o divorciadas, y un menor índice de abuso sexual infantil cuando ambos tutores están casados y son los padres de todos los niños del grupo familiar.

 

Conclusiones sobre la sexualidad matrimonial exclusiva

Acabamos de presentar algunos indicios que nosotros consideramos de suficiente relevancia como para confrontar ciertas corrientes supuestamente mayoritarias en las sociedades occidentales de hoy en día, que intentan imponer algunos criterios sin base científica y cuyo único fundamento es la nueva moral sexual.

Desde los principios de la historia conocida, el ser humano ha considerado el papel crucial de las relaciones sexuales en la sociedad, no sólo a causa de su carácter procreador sino también debido a su enorme influencia en el orden social establecido, por su poder de generar y desarrollar fuertes vínculos emocionales y afectivos con impacto en las familias y comunidades. En efecto, limitar la legalidad de los encuentros sexuales a un contexto matrimonial ha facilitado la cohesión familiar y por tanto social de las sociedades humanas a lo largo de la historia. Los avances científicos que han propiciado la difusión global de los ideales de la “revolución sexual de los 60” no han hecho sino desdeñar milenios de sabiduría y pasar por alto los principios que rigen la energía sexual, un concepto considerado desde tiempos ancestrales por las tradiciones más importantes del planeta.

En nuestra opinión, a nivel puramente médico, la desvinculación entre sexo y procreación ocasionada por los efectivos métodos anticonceptivos actuales, no sólo no ha demostrado evitar los embarazos no deseados, sino que al haber contribuido a la banalización de los encuentros sexuales y a su práctica frecuente fuera de un contexto que confiere protección a los congéneres y a su descendencia, ha disparado su incidencia junto a la de las ITS. Asimismo, nosotros creemos que la práctica sexual extramatrimonial contribuye hoy día al incremento de la violencia de género y al abuso sexual infantil, habida cuenta que estas dos lacras sociales son más frecuentes en familias desestructuradas y cuando los tutores son convivientes no casados, según demuestran algunos estudios que se detallan en la bibliografía.

Con este artículo pretendemos llenar un vacío en Internet, pues los artículos más accesibles a través de los buscadores más importantes que tratan esta temática tanto en lengua española como en inglesa, lo hacen fundamentalmente desde un punto de vista religioso. Nuestro objetivo es enriquecer y apoyar esta base religiosa y tradicional con evidencias científicas lo suficientemente sólidas como para advertir contra los riesgos de la sexualidad fuera del matrimonio, y recomendar fehacientemente el casamiento a toda pareja que desee construir un vínculo afectivo estable que incluya el mantenimiento de relaciones sexuales.

 

Autor de la publicación: © Antonio Ferrández Infante. Reservados todos los derechos. No se autorizan copias de este artículo sin previa autorización del editor de Sanatusexo.com. Atención: denunciamos plagios y copias no autorizadas.

 

Bibliografía

  • Borawski EA, Trapl ES, Lovegreen LD, Colabianchi N, Block T. Effectiveness of abstinence-only intervention in middle school teens. Am J Health Behav. 2005 Sep-Oct;29(5):423-34.
  • McIlhaney JS, McKissic F. Hooked: New Science on How Casual Sex is Affecting Our Children. Northfield Publishing. Chicago, 2008.
  • Waite LJ, Gallagher M. The Case for Marriage: Why Married People Are Happier, Healthier, and Better off Financially. Random House. Nueva York, 2001.
  • Gallacher D, Gallacher J. Are relationships good for you? BMJ, January 27, 2011.
  • http://www.medicaldaily.com/use-it-or-lose-it-how-age-hormones-and-masturbation-predict-sexual-health-329366
  • Sheffield R. Federal Government: Abstinence, Monogamy ‘Most Reliable’ in Protecting Against STDs. The Daily Signal; June 22, 2015.
Esta entrada fue publicada en El mundo de la pareja. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *