Trastorno del interés/excitación sexual femenino

La reciente unificación de dos disfunciones sexuales femeninas –deseo sexual hipoactivo (DSH) y trastorno de excitabilidad (TE)- en una sola entidad: trastorno del interés/excitación sexual femenino (TIE) ha generado polémica, incluso en los grupos de trabajo que han participado en la elaboración de los nuevos criterios diagnósticos de la DSM-V. El TIE se presenta ahora como un trastorno que engloba dos formas clínicas que hasta 2013 se consideraban como distintas y con entidad propia, aunque muy relacionadas entre sí, y  se define por la ausencia completa o reducción significativa del interés sexual o la excitación sexual.

Trastorno del interés/excitación sexual femenino

El trastorno del interés/excitación es una afección frecuente y compleja padecida por mujeres de todas las edades y culturas, que puede darse como consecuencia de uno o varios factores (biológicos, sociales, psicológicos, ambientales y hormonales). Puede acompañarse de otros procesos, como trastornos del estado de ánimo, ansiedad, ataques de pánico, fobias o trastorno bipolar. Por ello es tan importante ser atendido por un profesional que atienda el problema desde una perspectiva integral. También es importante considerar que algunos recuerdos inconfesados o secretos pueden ocasionar inhibición del disfrute sexual, así como los asuntos o preocupaciones extramaritales.

La afección puede ser de por vida o adquirida, y su gravedad oscila de leve a moderada o grave. Asimismo, el trastorno puede ser situacional -que ocurre sólo en algunas circunstancias y no en otras- o generalizado -sin limitaciones aparentes-.

Aunque los estudios de prevalencia arrojan cifras dispares entre sí, se considera que la proporción de mujeres afectadas en mayor o menor gravedad por un cuadro de TIE oscila entre el 20 y el 40%, y es más alta en mujeres menopáusicas y en mujeres jóvenes con menopausia quirúrgica, en las que la prevalencia puede duplicarse.

El TIE se asocia a insatisfacción con la vida sexual, insatisfacción con la relación de pareja, a una menor iniciativa de sexo por ella, al menor inicio de sexo por su pareja, menor coito y orgasmo, menor masturbación que en la mujer no afectada por este trastorno, más emociones negativas y peores relaciones íntimas.

 

Criterios diagnósticos del Trastorno del interés/excitación sexual femenino

Según la DSM-V, el TIE se diagnostica si tres o más de los siguientes síntomas se manifiestan en la mujer:

  1. Reducción o falta de interés en la actividad sexual
  2. Ausencia o disminución de fantasías y pensamientos sexuales o eróticos
  3. Inicio reducido o ausente de la actividad sexual y habitualmente no receptiva a los intentos de la pareja por iniciarla
  4. Excitación o placer sexual ausente o reducido durante la actividad sexual en casi todas o todas las ocasiones (aproximadamente 75%–100%) de la actividad sexual en pareja
  5. Excitación o placer sexual ausente o reducido en respuesta a cualquier invitación sexual o erótica, interna o externa (p. ej., escrita, verbal, visual)
  6. Sensaciones genitales o no genitales ausentes o reducidas durante la actividad sexual en casi todas o todas las ocasiones (aproximadamente 75%–100%) de la actividad sexual en pareja (en situaciones y contextos concretos o, si es generalizada, en todos los contextos).

Estos síntomas deben haber persistido durante un mínimo de seis meses, haber ocasionado un malestar significativo en la fémina, no se explican mejor por un trastorno mental no sexual o como consecuencia de una alteración grave de la relación (p. ej., violencia de género) u otros factores estresantes significativos, y no se pueden atribuir a los efectos de una sustancia/medicación o a otra afección médica.

Esta entrada fue publicada en Deseo hipoactivo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Trastorno del interés/excitación sexual femenino

  1. Helena dice:

    Tengo 32 anos y estoy casada. Ya llevo en total con mi esposo 9 anos desde que comenzamos a salir. Duramos 4 anos de novios en donde teniamos sexo en diferentes lugares sin importar nada. El fue el primer hombre con el que tuve relaciones sexuales. Al comienzo teniamos relaciones con muchísima frecuencia, ahora no mucho. Con el trabajo, el estres, los horarios, etc, es mas complicado. Cuando comenzamos a tener relaciones, yo sentia dolor, pero pensé que al comienzo era normal. Sentía un poquito de placer y varias veces pude alcanzar orgasmos, pero en general siempre me a costado muchísimo alcanzarlo. La verdad es que amo a mi esposo pero no me dan ganas de hacer el amor. Cuando lo hago, lo hago mas por el y como por compromiso que porque realmente me sienta excitada o con ganas. No se que es lo que me pasa o que pueda hacer para que eso cambie. Me hace falta. Quisiera poder tener relaciones con mas frecuencia. Quisiera poder sentir placer en vez de dolor. Quisiera poder alcanzar orgasmos con el y no con un vibrador. La verdad es que si no utilizo el vibrador, no puedo tener orgasmos.
    El ano pasado estuve donde el ginecologo y me tuvieron que hacer una laparoscopia. Tenia un poco de endometriosis y queriamos saber si estaba todo bien ya que estamos tratando de tener hijos.
    A veces siento que le estoy faltando como mujer y como esposa a mi esposo. Se que para los hombres el sexo es MUY IMPORTANTE pero no se que hacer para que me den ganas, para exitarme y para poder comenzar y satisfacerlo. Nosotros hemos tenido muchas conversaciones al respecto y una de las cosas que el me dice es que quisiera que yo tuviera la iniciativa y no siempre tenga que ser el el que comienza.
    Por favor, estoy dispuesta a hacer lo que sea para cambiar. No quiero que mi esposo se vaya a aburrir por mi culpa. Cualquier ayuda o consejo lo agradeceria.

    • carlos andres Vallona dice:

      Hola Elena, si gustas escibirme, estamos realizzando un trabajo sobre un tema como el tuyo, aunq no creas es bastante común el caso, pero aun asi no es justificable, ni se debe aceptar, por tal motivo, queremos diseñar tecnicas para poder disminuir esta problematica, si me escribes te podremos ayudar, sin costo, desde el area de la psicologia existe solución

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *