El buen uso de los anticonceptivos orales

anticonceptivos oralesSi ya está utilizando o va a iniciar el uso de anticonceptivos orales, recomendamos siempre que en primer lugar e inmediatamente consulte a un facultativo, preferiblemente un médico de familia o ginecólogo que conozca bien su historia clínica. Recomendamos que siempre sea un facultativo quien prescriba este medicamento y le aconseje sobre su toma y posibles efectos secundarios. En esta página le presentamos unos consejos para el buen uso de los anticonceptivos orales, así como las últimas recomendaciones en cuanto a su uso en relación a la aparición de tromboembolismo venoso.

 

Anticonceptivos orales. Reglas para el buen uso

1.- Este método anticonceptivo NO se recomienda a las mujeres que olvidan con frecuencia la toma de píldoras anticonceptivas u otros medicamentos.

2.- En general, la toma de anticonceptivos orales (ACO) se inicia durante los primeros cinco días del ciclo menstrual. De esta manera, desde el principio no es necesario el empleo de un método contraceptivo adicional.

3.- Si se desea comenzar de inmediato, es precisa la utilización de un método adicional (preservativo o abstinencia) durante al menos una semana. En este caso, siempre debe descartarse embarazo antes de empezar a tomar ACO.

4.- La toma debe ser diaria y a la misma hora, evitando diferencias de intervalos superiores a 2-3 horas. Si se utilizan preparados de 21 días, no debe sobrepasarse un intervalo libre de píldoras superior a una semana.

5.- EN CASO DE OLVIDO DE UNA PÍLDORA: tomarla en cuanto sea posible, aunque ello suponga la toma de dos comprimidos en un solo día.

6.- EN CASO DE OLVIDO DE DOS PÍLDORAS SEGUIDAS DURANTE LAS DOS PRIMERAS SEMANAS DEL PREPARADO: tomar dos píldoras ese día y otras dos al día siguiente. Emplear un método de refuerzo en esa semana. En caso de haberse producido un coito sin protección, solicitar al médico anticoncepción de emergencia.

7.- EN CASO DE OLVIDO DE DOS PÍLDORAS DURANTE LA TERCERA SEMANA DEL PREPARADO: tirar el paquete y comenzar uno nuevo ese mismo día. Quizá no tenga la regla esa semana. En caso de haberse producido un coito sin protección, solicitar al médico anticoncepción de emergencia.

8.- EN CASO DE OLVIDO DE TRES PÍLDORAS: tirar el paquete y comenzar uno nuevo ese mismo día. Quizá no tenga la regla esa semana. En caso de haberse producido un coito sin protección, solicitar al médico anticoncepción de emergencia. Emplear un método de refuerzo en esa semana.

9.- EN CASO DE VÓMITOS. Si se vomita en las dos horas siguientes a la toma de la píldora, ingerir otra de un envase de reserva y continuar después con la pauta habitual. En caso de vómitos o diarrea intensa (gastroenteritis) seguir la pauta de toma habitual y emplear un método de refuerzo mientras dure el trastorno y al menos durante siete días más.

10.- EN CASO DE TOMA DE OTROS MEDICAMENTOS: consultar al médico y utilizar un método de refuerzo (preservativo o abstinencia) siempre que exista la menor duda.

11.- Con el fin de aumentar la efectividad y reducir el riesgo de infecciones de transmisión sexual, se recomienda la doble protección (uso concomitante del condón), sobre todo si ha existido olvido de alguna toma o cuando algún medicamento pueda interactuar con los anticonceptivos orales.

12.- No son recomendables los “descansos”, y siempre que se desee abandonar la toma de contraceptivos orales, o sustituirlos por otro método conviene consultarlo con un facultativo.

13.- Existe una píldora para cada mujer, según su edad, necesidades y características. Es el médico quien debe indicar cuál es el anticonceptivo más adecuado para cada fémina.

Para más información sobre sexo seguro, potenciar la sexualidad y otros temas de sexualidad importantes para las mujeres jóvenes, te recomendamos la lectura del libro Energía Sexual.

 

Anticonceptivos hormonales combinados: Diferencias de riesgo de tromboembolismo entre preparados. Importancia de la evaluación de los factores de riesgo individuales y vigilancia de signos y síntomas

Presentamos las conclusiones alcanzadas tras la revisión realizada a nivel europeo y de las últimas evidencias disponibles relativas al riesgo de tromboembolismo asociado a algunos anticonceptivos hormonales combinados(1)(AHCs).

Esta comunicación se dirige a todos los prescriptores de anticonceptivos y a cualquier profesional sanitario que se pueda encontrar ante un posible evento tromboembólico debido al uso de AHCs, ha sido acordada por los titulares de las autorizaciones de comercialización de AHCs con la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

Resumen

  • Esta revisión ha confirmado el conocimiento previo de que el riesgo de tromboembolismo venoso (TEV) de todos los AHCs de dosis baja (<50 μg de etinilestradiol) es bajo.
  • Existen evidencias sólidas para diferenciar el riesgo de TEV entre distintos AHCs, en función del tipo de progestágeno que contienen. Los datos disponibles actualmente indican que los AHCs que contienen los progestágenos levonorgestrel, noretisterona o norgestimato se asocian con el riesgo más bajo de TEV entre los AHCs.
  • Cuando se prescriben AHCs, se debe prestar especial atención a los factores de riesgo individuales de la mujer en el momento de la prescripción, en particular en relación al TEV, y a las diferencias de riesgo de TEV asociados a los distintos medicamentos.
  • No es necesario que una mujer que utiliza un anticonceptivo combinado sin problemas deje de utilizarlo.
  • No existen evidencias que permitan establecer diferencias en el riesgo de tromboembolismo arterial (TEA) entre los AHCs de dosis baja (<50 μg de etinilestradiol).
  • Los beneficios asociados al uso de un AHC superan ampliamente los riesgos de presentar reacciones adversas graves en la mayoría de las mujeres. Debe ponerse mayor énfasis en la importancia de los factores de riesgo individuales de cada mujer y la necesidad de volver a evaluarlos de forma periódica; asimismo es importante aumentar la concienciación sobre los signos y síntomas de TEV y TEA, que deben ser explicados a las mujeres a la hora de prescribir un AHC.
  • Se debe tener siempre en cuenta la posibilidad de un tromboembolismoasociado a un AHC en mujeres que  presenten síntomas.

Información adicional sobre seguridad y recomendaciones

El riesgo de TEV (trombosis venosa profunda, embolia pulmonar) entre las usuarias de diferentes AHCs ha sido evaluado en muchos estudios. Analizando la totalidad de los datos se concluye que el riesgo de TEV difiere en función del medicamento –siendo los medicamentos que contienen los progestágenos levonorgestrel, noretisterona y norgestimato los de menor riesgo. Para algunos medicamentos, actualmente no existen datos suficientes para comparar su riesgo con los AHCs que presentan menor riesgo-.

Las estimaciones de riesgo de TEV con algunas combinaciones de etinilestradiol/progestágeno y los  AHCs que contienen levonorgestrel en comparación con el embarazo y el periodo posparto, el riesgo de TEV asociado con AHCs es menor.

Los prescriptores deben tener en cuenta la información actualizada de cada medicamento y las recomendaciones clínicas a la hora de tomar la decisión sobre el tipo de anticonceptivo más adecuado para cada mujer. El riesgo de TEV es mayor durante el primer año de uso de cualquier AHC, o cuando se reinicia el uso de AHCs tras una pausa de 4 semanas o más. El riesgo de TEV es también mayor en presencia de factores de riesgo intrínsecos. 

Los factores de riesgo de TEV varían con el tiempo y por este motivo el riesgo individual debe revisarse de forma periódica. Para facilitar el diagnóstico temprano, se debe preguntar a todas las mujeres con signos y síntomas si están tomando algún medicamento “o si están utilizando un anticonceptivo hormonal combinado”. Es necesario recalcar que una parte significativa de los acontecimientos tromboembólicos no están precedidos por ningún signo o síntoma obvio.

También es conocido el aumento de riesgo de TEA (infarto de miocardio, accidente cerebrovascular) con el uso de AHCs. No obstante no existen datos suficientes para demostrar que este riesgo varía de un medicamento a otro.

La decisión del medicamento a prescribir debe tomarse únicamente después de hablar con la mujer del nivel de riesgo de TEV y TEA asociado a distintos medicamentos, de sus factores de riesgo individuales, y después de explorar sus preferencias. Se actualizará la información de producto de los AHCs para reflejar el conocimiento actual de la evidencia disponible y proporcionar una información tan clara como sea posible, así como para actualizar las tasas de riesgo de TEV reflejando la evidencia actual. Estas tasas más elevadas se deben, probablemente, a las mejoras en el diagnóstico y notificación de TEV así como al aumento de la obesidad a lo largo del tiempo.

Notificación de sospechas de reacciones adversas

Se deberá notificar cualquier sospecha de reacción adversa con cualquier medicamento al Sistema Español de Farmacovigilancia a través del Centro Autonómico de Farmacovigilancia correspondiente, http://www.aemps.gob.es/vigilancia/medicamentosUsoHumano/docs/dir_serfv.pdf o bien a través del formulario electrónico disponible en http://www.notificaRAM.es

  

 

(1) Los anticonceptivos hormonales combinados que contienen etinilestradiol o estradiol asociado con clormadinona, desogestrel, dienogest, drospirenona, etonogestrel, gestodeno, nomegestrol, norelgestromina o norgestimato.

Esta entrada fue publicada en Sexología. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *