fbpx

Cuando penetrar a la mujer

cuando penetrarCada mujer es un mundo y se interacciona de forma muy diferente con cada una, por ello no debe generalizarse a la hora de elegir el mejor momento para la penetración. No obstante, existen unas pautas que pueden ser útiles para casi todos los casos, y que vamos a tratar de explicar en este post.

Al principio es normal cometer errores, pero eso es cuestión de tiempo y de conocerse; hay que ser optimista. En primer lugar conviene remarcar algo cuya importancia pocos hombres consideran lo suficiente: en los juegos previos, más que esforzarse ella, el que ha de desplegar sus habilidades amatorias es el varón, porque antes de la penetración ella debe estar muy húmeda y excitada. En vez de precipitarse al coito, el hombre debe esperar con paciencia, y mejor aún: debe hacerse de rogar…

La razón de esta “táctica” estriba en que casi todas las mujeres necesitan más tiempo para excitarse (por ejemplo, en casi ninguna de ellas existe nada parecido a la eyaculación precoz), por tanto es conveniente que el hombre se dedique durante los juegos preliminares más a estimular a la mujer que a estimularse a sí mismo.

Un hombre sano simplemente con ver a su pareja excitándose y con algún ligero roce consigue una erección suficiente para penetrar, y ahí -en el coito- es donde deviene el placer mutuo más intenso, en el que ella debe comenzar con un grado de excitación mucho más elevado que él. De hecho, si el varón es estimulado demasiado antes de penetrar, suele durar menos antes de eyacular, y eso le proporciona menos tiempo a ella para alcanzar el clímax.

Por el contrario, un hombre que inicia el coito erecto pero no demasiado excitado puede durar el tiempo suficiente como para proporcionarle a ella uno o varios orgasmos.

Espero que se haya comprendido la idea principal que deseamos transmitir en este artículo: en los juegos previos él debe estimularle a ella mucho más que ella a él.

Sin embargo, existen mujeres que necesitan más tiempo para llegar al clímax y que a veces no lo consiguen, por lo que precisan de una mayor estimulación.

Esta condición puede cambiar con el tiempo pues en una pareja sexualmente compatible la satisfacción sexual suele incrementarse con el tiempo, incluida la facilidad para llegar al orgasmo.

Si eres una mujer anorgásmica, no se lo plantees como si fueras una enferma –porque no lo eres- pero pon los medios necesarios para solucionar tu trastorno. Para ello te recomendamos nuestro curso online especializado.

Otra cuestión de interés: no toméis alcohol. Al menos cuando preveaís que vais a mantener relaciones, ese día no probéis el alcohol. El motivo es que los efectos del alcohol son engañosos y perjudiciales si se los considera en conjunto.

Si bien es cierto que puede desinhibir y en algunos casos potenciar la libido, también es verdad que puede interferir negativamente en la excitación tanto del hombre como de la mujer, lo que puede llevar a un resultado muy frustrante.

Además, no debe utilizarse algo artificial y ajeno a uno mismo para disfrutar de algo tan natural como es el sexo. Vuestra salud, belleza y juventud son suficiente carburante para que ardan las llamas de vuestra pasión.

Cómo él debe estimular antes de penetrar

Antes de la penetración él debe limitarse a acariciar y besar las zonas erógenas de ella (pechos, espalda, glúteos, zona interna de piernas, etc.) y la zona externa de la vagina (labios y clítoris) sin llegar al interior de la vagina con el dedo ni con juguetes eróticos –en caso de que los empleéis-.

Cuando estimules su vagina, hazlo suavemente, con los dedos y/o la lengua. Ella puede ir guiándote para que se lo hagas como más le gusta.

En esta fase de juegos previos ella debe ser un poco egoísta y excitarse todo lo que pueda. Sin embargo, cabe recordar que es bueno para la energía sexual del hombre que se le acaricie la espalda y otras zonas de su cuerpo, a excepción del pene.

En un principio debe dejarse la felación y la masturbación de su pene para después de que ella alcance el orgasmo, y sólo si a él le apetece.

Una última recomendación muy importante: hacer comparaciones con parejas anteriores es odioso, sobre todo si se saca el tema en una conversación sobre sexo. Jamás lo hagáis, pues podéis interferir en la respuesta sexual del cónyuge y provocar un daño difícilmente reparable.

Cómo aumentar la fuerza de las erecciones con 5 métodos fáciles

Te recordamos que en Udemy -la plataforma de cursos online más importante del mundo-, puedes practicar un curso diseñado por nuestro experto, el Dr. Antonio Ferrández, en el que se enseñan 5 procedimientos -muy sencillos de realizar- para aumentar la fuerza de las erecciones, con todas las ventajas que de ello se derivan, entre ellas una mayor capacidad para elegir el momento de la penetración. Pulse aquí para acceder al curso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies