Energía sexual femenina

Energía sexual femeninaPor su propia naturaleza, la mujer es un manantial inagotable de energía sexual femenina. Mantener en buenas condiciones el flujo o caudal de dicha energía es el arte que debe aprenderse si se desea conservar en buenas condiciones esta fuerza vital. Si quieres aprender ese arte pulsa aquí.

Para mantener la energía sexual femenina en buenas condiciones no es necesario ser una adolescente o tener una edad inferior a los cuarenta. De hecho, se sabe que la mayor capacidad sexual femenina –facilidad para excitarse, alcanzar el clímax y conseguir orgasmos intensos o múltiples, y nivel de apetito sexual femenino- es máxima desde finales de la década de los treinta hasta mediada la cuarentena de edad.

 

Energía sexual femenina | 4 secretos

Nosotros definimos a la energía sexual como la fuerza disponible para llevar a cabo la respuesta sexual humana a lo largo de todas sus fases de forma satisfactoria. Su correcto estado en la mujer se traduce en un apetito sexual normal, buena capacidad para excitarse y obtención de orgasmos satisfactorios en el coito.

Para conservar la energía sexual de la mujer en buenas condiciones, e incluso expandirla es preciso optimizar cuatro esferas básicas de la salud femenina (física, mental, emocional y ética o espiritual):

1.- Salud física. Dieta apropiada, ejercicio físico aerobio continuado, sueño y descanso adecuados, y abandono total de hábitos tóxicos –tabaco, alcohol, drogas, etc.-, se convierten, junto al entrenamiento del músculo PC –pubococcígeo-, en los pilares fundamentales de la vertiente física de la energía sexual de la fémina.

2.- Salud mental. La práctica habitual de ciertas técnicas de concentración y relajación es capaz de mantener y desarrollar el equilibrio mental de la fémina. De esta forma pueden evitarse obsesiones, manías, pensamientos negativos y otra serie de pautas dañinas de pensamiento en la mujer.

3.- Salud emocional. La más importante para lograr una sexualidad satisfactoria. Para conservarla e incrementarla se hace necesario un hábito diario de introspección. Asimismo, conviene recapitular toda la vida sentimental y sexual pasada para conocerse mejor, y recobrar y asumir el aspecto emocional de la energía sexual perdido en las experiencias pasadas.
Conocerse a una misma es vital para aceptarse. Y aceptarse es necesario para aceptar a los demás tal como son. Esta actitud aplicada al mundo de la pareja es junto a la comunicación y al amor incondicional, uno de los tres pilares del éxito.

4.- Salud espiritual. La ética es necesaria en todo tipo de relaciones sexuales. Si la mujer actúa en contra de sus principios éticos es muy probable que se produzca un agujero por donde se escape un gran flujo de energía sexual, y lleguen los problemas en la cama: aversiones, pérdida de deseo sexual, incapacidad para el orgasmo, espasmos en la vagina y muchas otras reacciones del cuerpo energético ante cualquier amenaza contra los principios espirituales que lo sustentan. Nosotros pensamos que cumplir los preceptos morales de una religión mejora el flujo de la libido y de la energía sexual femenina, contrariamente a lo que opina la corriente sexológica actual.

 

Energía sexual femenina | Claves importantes

Aumentar el apetito sexual es la clave para lograr orgasmos múltiples al hacer el amor y lograr una vida sexual más satisfactoria. La fémina no debe preocuparse si cree que tiene demasiado deseo. Bajo el punto de vista de la energía sexual, tener alta la libido es señal de buena salud y aporta grandes ventajas para la calidad de vida y el desarrollo personal integral del ser humano.

Este buen estado de la energía sexual, favorece en gran medida la vitalidad, y como consecuencia de ello, mejora la salud general y el bienestar. Por tanto, cuanto mayor es la libido femenino, de más vitalidad dispone la mujer, y más posibilidades tiene de canalizar esta energía hacia el logro de una vida creativa, equilibrada y feliz en pareja.

Si descubres que tienes continuamente más deseo que tu compañero, anímale a leer el libro Energía Sexual. Si el varón aprende a hacer el amor sin eyacular y se convierte en multiorgásmico, se regula su apetito sexual y aumenta su capacidad para satisfacer a la pareja. También sirve de ayuda para incrementar las ganas de sexo: descargarse en lo posible de las ocupaciones, reducir el nivel de estrés y reservar más tiempo para disfrutar de la sexualidad en pareja.

Asimismo, la mayoría de las féminas arrastran la influencia de las actitudes respecto a la sexualidad que se encontraron en la infancia. La postura de los padres y educadores frente al placer sexual afecta en gran medida los valores, actitud y apetito sexual de la mujer adulta.

Por ello, es importante reflexionar sobre la educación sexual recibida en el seno de la familia y, más útil aún, practicar la técnica de recapitulación mediante la guía de un/a sexólogo/a, aplicada a esta época de la vida en este aspecto en concreto, pues se puede liberar de esta manera la energía sexual que se encuentre bloqueada por una actitud mental anclada en el pasado. También conviene recapitular sobre las actitudes culturales y la mentalidad preponderante, pues tienen una profunda influencia en la libido y sexualidad global de la mujer y de la pareja.

Esta entrada fue publicada en Deseo hipoactivo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.