La eyaculación precoz causa frigidez y viceversa

Si crees que sufres eyaculación precoz o aguantas poco tiempo antes de eyacular, si tu pareja se queja de que no le da tiempo llegar al orgasmo, si ella afirma con frecuencia «que no se ha enterado de tu penetración», si tu capacidad para mantener una erección dura no es satisfactoria para ambos, o si no estás seguro de que posees una adecuada potencia y control sexual: pon remedio cuanto antes solicitando ayuda sexológica online.

¿Por qué? Los sexólogos explican que existe una estrecha relación entre la eyaculación precoz del varón y la libido femenina. Si lo piensas, tiene su lógica: si cada vez que ella hace el amor no logra el objetivo de placer que espera y se queda insatisfecha, su mente interpretará el acto sexual como una fuente de frustración. ¿Quieres seguir siendo su fuente de frustación?

Si la respuesta es «No», ponte manos a la obra enseguida, o contribuirás a incrementar el riesgo de que ella padezca Deseo Sexual Hipoactivo. Qué mal suena, ¿verdad? Se trata de la disfunción sexual femenina más frecuente, y lo peor es que su propia disfunción (la de ella) es capaz de empeorar tu capacidad para retardar la eyaculación. La razón de esto último estriba en que cuanto menos hace el amor un hombre, menos es capaz de durar/aguantar antes de eyacular durante el coito, debido a la falta de entrenamiento cuerpo-mente y al ansia sexual que conllevan esta clase de situaciones.

Eyaculación precoz y frigidez | Relación causa efecto

En fin, un círculo vicioso que puede hacer que la pareja «caiga en el cenagal» de la insatisfacción sexual, con los contratiempos, riesgos y dificultades correspondientes.

Lo grave es que no es un asunto tan solo «de lógica» y aceptado por la sexología convencional. El problema es su repercusión a nivel de la energía sexual del hombre y su pareja. Desde este punto de vista, los coitos rápidos que terminan en una eyaculación desgastan la «carga sexual»: la raiz de la química y el magnetismo de la pareja. Por el contrario, los coitos prolongados que no siempre terminan en la eyaculación, y que proporcionan a ambos miembros de la pareja un placer intenso y mantenido producen el efecto positivo de conservar y recargar la química, y por tanto, contribuyen al bienestar sexual y familiar.

Por ello, te ofrecemos nuestras soluciones para durar más gratuitas. Además, en nuestro libro de sexualidad masculina, se exponen varios capítulos de enorme relevancia referentes a la temática del presente texto, y técnicas dirigidas a aumentar la capacidad de controlar la eyaculación.

Esta entrada fue publicada en Eyaculación precoz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.