Fibromialgia y sexualidad

La fibromialgia es un trastorno presente en el 2-5% de la población mundial, y una gran proporción de las personas afectadas viven en los países del primer mundo. La enfermedad es más frecuente en mujeres (80% del total) y suele comenzar entre los 30 y 50 años, pero los niños y los adolescentes también pueden padecerla.

Fibromialgia | Puntos gatillo

Imagen de bonomedico.es

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce a la fibromialgia sólo desde 1992. Con anterioridad, estas personas eran objeto de discriminación, pues su dolencia aún no había sido reconocida oficialmente. En 2012 varias personas dijeron que tuvieron que luchar por el reconocimiento de su diagnóstico ante los organismos gubernamentales.

La fibromialgia se caracteriza por un conjunto de signos y síntomas muy variables en cada individuo. No es maligna, pero es una entidad muy difícil de afrontar, y a menudo impide al paciente la realización de las actividades diarias. Actualmente la fibromialgia se considera incurable, pero los síntomas pueden tratarse.

 

Fibromialgia y sexualidad

Muchos síntomas de la fibromialgia son capaces de afectar a la vida sexual. Si un individuo padece dolor, la libido es lo primero que sale perjudicado.

Asimismo, los medicamentos pueden afectar la función sexual de muchas formas y el médico debe tratar de elegir moléculas con menor impacto sobre la sexualidad. Los fármacos pueden interferir con diferentes fases de la respuesta sexual:

Libido: la medicación puede hacer que no se responda a los estímulos que antes hacían desear un encuentro sexual.
– Excitación: los hombres pueden tener dificultades para lograr o mantener una erección satisfactoria y la lubricación en las mujeres puede hacerse mínima o inexistente.
Orgasmo y eyaculación: el deseo y la excitación están presentes pero es más difícil para ellas llegar al orgasmo, o eyacular en los hombres.
Coito y genitales dolorosos: algunos pacientes pueden sufrir dolor genital durante el coito, con una gran repercusión en la actividad sexual de la pareja. Para tener más información, hay asociaciones de fibromialgia que asesoran a las mujeres con estos trastornos.

Nosotros disponemos de cuestionarios sexuales validados y un servicio específico para mejorar la vida sexual de las personas con fibromialgia o síndrome de fatiga crónica, que puede conocer aquí.

 

Clave para el éxito: una buena comunicación en pareja

Para vivir una sexualidad satisfactoria a pesar de padecer fibromialgia, es crucial mantener una comunicación abierta y profunda dentro de la relación de pareja. Cuando la frustración se agrava demasiado, las parejas pueden decidir evitar hablar sobre asuntos sensibles por temor a perjudicar al otro, y la situación no hace sino empeorar.

Si esto le está sucediendo a usted, no dude en consultar a un sexólogo o un coach sexual cuanto antes con el fin de abordar el afecto, la comunicación, y por supuesto la sexualidad en pareja. Le animamos a seguir el asesoramiento de un profesional que le ofrezca garantías para encontrar soluciones satisfactorias mediante consejos efectivos para usted y su pareja cuanto antes. Recuerde que en una relación de pareja es necesario expresar el amor por el otro y compartir un espacio de intimidad.

 

Fibromialgia. Consejos para mejorar la vida sexual

1.- Preparar el acto sexual. Realice estiramientos suaves, cerciórese de que la habitación está a la temperatura adecuada, ponga música agradable, compruebe que la ropa de cama está fresca y suave, utilice una pequeña almohadilla de calor si lo necesita, y tenga a mano un lubricante a base de agua por si acaso lo requiere.

2.- Posición apropiada. Es muy importante encontrar una postura lo suficientemente cómoda para hacer el amor. Si en la cama tiene dificultades, busque un mobiliario más adecuado para usted y su pareja para evitar “morir por aplastamiento” bajo el peso de la pareja o preocuparse continuamente por mantener el equilibrio.

Existen muebles especialmente diseñados para hacer más cómodo el acto sexual. Investigue en Internet y encuentre muebles o accesorios que puedan facilitarle una sexualidad satisfactoria. Determinados juguetes sexuales como los masturbadores también pueden ayudarle a satisfacer a su pareja masculina, y puede utilizarlos cuando usted quiera compartir un momento de intimidad y sus síntomas no le permitan realizar un coito. No dude en visitar un sex-shop o contratar un servicio de tuppersex para ver si ciertos artículos y libros de erotismo pueden ayudarles a mantener una vida sexual activa. A continuación le invitamos a ver un vídeo sobre esta temática.

 

 

Fibromialgia. Otros síntomas

La fibromialgia produce dolor generalizado y difuso, de carácter muscular, asociado a fatiga y trastornos del sueño crónicos. No obstante, los síntomas varían de una persona a otra. Además, el clima, la hora del día, los niveles de estrés y la actividad física son factores que intervienen en la gravedad del síndrome y su variabilidad a lo largo del tiempo. Algunos de los síntomas:

Dolores musculares acompañados de rigidez matutina y lugares específicos del cuerpo dolorosos al tacto: cuello, hombros, espalda, pecho, brazos y piernas. El dolor local puede acompañarse de sensación de hinchazón. Dolor constante, que se agrava por el esfuerzo, el frío y la humedad.

Otros síntomas son: un sueño ligero y no reparador, fatiga persistente, cefalea, síndrome de intestino, depresión o ansiedad -en aproximadamente un tercio de los casos-, dificultad para concentrarse, aumento de la agudeza de los sentidos, entumecimiento y hormigueo en manos y pies, dismenorrea y síndrome premenstrual intenso, y vejiga irritable.

Esta entrada fue publicada en Sexología. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.