Flexisexualidad o bicuriosidad femenina

flexisexualidadLa flexisexualidad se define como la tendencia a sentirse atraído/a por personas del mismo sexo a pesar de poseer una identidad marcadamente heterosexual; e incluso el deseo -satisfecho o no- de tener experiencias sexuales, sin caer en la asiduidad, con individuos del mismo género. Expresiones sinónimas son bi-curiosidad y heteroflexibilidad.

El término “flexisexualidad” fue acuñado por la profesora de psicología de la Universidad de Utah, Lisa Diamond, en su libro del año 2008 “Fluidez Sexual: Entender el Amor y el Deseo de las Mujeres”. La psicóloga afirmó que una alta proporción de las mujeres occidentales actuales, que se consideran totalmente heterosexuales, por causas biológicas y psico-sociales resultan ser más flexibles en su sexualidad que los hombres.De hecho, aunque también se da en varones, es un fenómeno más frecuente en la mujer heterosexual. Uno de los motivos es la naturaleza más afectiva y táctil de la amistad entre mujeres.

Pero nosotros nos preguntamos, ¿qué no es la flexisexualidad sino un primer paso hacia la homosexualidad? ¿No pretende darse un nuevo nombre a algo que claramente se refiere a un deseo sexual de tipo homosexual en ciernes?

Porque aunque algunas féminas afirman que les produce cierto morbo y excitación erótica el sentirse observadas por mujeres, aunque éstas simplemente las miren por su belleza o estilo de vestir, y otras mujeres refieren sentir una gran fascinación o admiración por las féminas que resultan atractivas, bellas o sensuales, estos sentimientos a veces se convierten en una auténtica atracción, e incluso en el deseo de probar un acto sexual, que a veces se satisface.

 

Flexisexualidad | El punto de vista de la energía sexual

En el libro de sexualidad: “Secretos sexuales: la alquimia del éxtasis”, de Nik Douglas y Penny Slinger Lee, se describen ciertas formas de flexisexualidad femenina, sobre todo dentro del contexto de los “juegos secretos” del taoísmo -origen del kung fu sexual-, y se exponen algunos presuntos beneficios de esta modalidad de expresión de la sexualidad femenina. Por lo tanto, no se ha descubierto nada nuevo: la hoy llamada flexi-sexualidad femenina ya existía en las tradiciones antiguas, pero con otro nombre y sólo dentro de contextos esotéricos y elitistas. En general esta forma de expresión de la sexualidad se ha englobado dentro de una doble moral que determinadas élites del medio y lejano oriente han practicado y siguen practicando en la actualidad: mientras que al pueblo llano se le exige el cumplimiento de una doctrina que criminaliza la homosexualidad, las castas superiores se conceden el privilegio de dar rienda suelta a sus deseos más ocultos.

¿Cuál es nuestra opinión desde el punto de vista de la energía sexual? Nosotros opinamos que todo cambio de la orientación innata y natural del ser humano puede producir desequilibrios y perjuicios a todos los niveles de la salud: físico, psíquico y social. Asimismo nos parece indudable que se percibe cierto interés en algunos medios de comunicación actuales en poner de moda la bicuriosidad tanto femenina como masculina. No entendemos el porqué, puesto que nosotros no observamos ni imprescindible ni deseable un cambio de una orientación heterosexual innata en el ser humano.

Esta entrada fue publicada en El mundo de la pareja. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.