Soy incapaz de eyacular

Cada vez son más frecuentes en nuestra consulta las peticiones de ayuda por dificultades para eyacular. En estos casos siempre debe acudirse a un urólogo, como recomendamos en nuestro artículo sobre la anorgasmia masculina. Una vez descartados las posibles causas físicas del trastorno, su origen puede ser psicógeno, y podrías encontrar una ayuda efectiva aquí.

 

Incapaz de eyacular

 

Soy incapaz de eyacular | Casos reales

Aneyaculación de posible origen psicológico en joven

Soy un varón de 21 años, me inicié sexualmente a los 20 años y solo he tenido dos parejas encuentros sexuales. La primera -debo admitirlo- fue por oportunismo: se presentó la oportunidad y lo aproveché, resultó todo bien, la chica estuvo bien y lo disfruté, pero no logré tener un orgasmo, ni mucho menos eyacular; lo atribuí a que mi hermana estaba en la habitación de al lado abriendo y cerrando la puerta, y hubo un momento en que nos sorprendió a mí y a esa chica. Terminó el acto y nunca más se volvió a repetir por problemas en la relación.

Mi segunda pareja sexual fue una chica de 18 años que había estado en mi vida un tiempo atrás. Como a mis 17 ó 18 años me reencontré con ella un mes después de haber estado con la chica anterior, tuvimos un noviazgo nuevamente, y por problemas con su madre tuvimos que terminar la relación.

El problema con la madre de esta chica  fue que se enteró que ella ya era activa sexualmente (ella anteriormente ya había tenido relaciones antes de tenerlas conmigo) y la obligó a terminar la relación conmigo por miedo a que tuviéramos relaciones. En fin, decidimos terminar para que ni ella ni yo tuviéramos problemas, ya que su madre la amenazó con dejar de costear sus estudios si no lo hacía.

El día de hoy nos vimos para decirnos todo lo que tuviéramos que decirnos para quedar en paz y, bueno, esa discusión terminó en una relación sexual: igualmente era una oportunidad única que quizás no se repetiría, así que decidimos hacerlo (cabe destacar que a esa chica sí la amo, y me excita  sobremanera todo lo que ví y sentí mientras estábamos intimando, me gustó enormemente, me excitó, y se notaba la pasión en sus besos y caricias) El punto es que con ella, en sentido de compenetración y química, fue muy distinto y placentero a la primera relación sexual que tuve,  pero igualmente me costó tener una erección y mantenerla, así que igual no pude eyacular.

La cuestión es que en ambas relaciones me costó conseguir una erección. Cuando la lograba me costaba mantenerla y al cambiar de posición tenía que empezar todo de nuevo; es un poco frustrante, sobre todo para alguien que se está iniciando sexualmente, ser incapaz de eyacular.

Por medio de la masturbación sí llego cómodamente a eyacular, y en un tiempo de entre 5 a 10 minutos, si me esfuerzo, puedo reducir ese tiempo a 3 ó 4 minutos, y tengo erecciones potentes, y bueno, la frecuencia con que lo hago depende mucho de si estoy en periodo de vacaciones, que sería de una vez por día 5 ó 4 días a la semana, o bien si estoy en periodo de estudiar (porque aún no he terminado la universidad) una vez cada 2 ó 3 días. Como les dije me inicié sexualmente hace aproximadamente cuatro meses, poco antes de cumplir 21 años. Conocí la masturbación a los 14 ó 13 años, y desde entonces la he practicado mental y físicamente. Siento que una vagina es muchísimo mejor que la mano, pero ¿puede ser que me acostumbre más a sentir mi mano que una vagina? Si es así, con solo dejar de practicar la masturbación por algún tiempo en el cual tenga sexo más seguido, ¿se arreglaría este problema? Y si no es así, ¿qué hago?

Cabe acotar que no tengo una pareja estable por ahora ya que por problemas tuve que romper esa relación y en ese momento se decidió una despedida teniendo relaciones sexuales. Y bueno, mi salud está bien, no tengo ninguna discapacidad física, no consumo alcohol regularmente pero si fumo tabaco con una regularidad de dos cajas de cigarrillos a la semana, es decir, 40 cigarrillos cada 7 días. Desde hace 2 ó 3 años peso entre 75 a 82 kg y mido 1.65 a 1.70 metros.

Esta entrada fue publicada en Disfunción Eréctil. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.