Inhibidores de la Fosfodiesterasa. Importancia histórica

IPDE5 - Hito histórico médicoLos inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5 (IPDE5) supusieron un hito histórico de la medicina a finales del siglo XX. Demostraron ser el primer grupo de fármacos  conocidos de la historia altamente seguros y efectivos como tratamiento sintomático de la disfunción eréctil. Aumentaron de forma exponencial las posibilidades de llegar a edades tardías conservando erecciones de calidad, prolongando de esta manera la capacidad sexual masculina.

En este artículo explicamos la importancia de la eclosión de estos medicamentos. También exponemos algunas características poco conocidas de los mismos.

El culto al falo. De la prehistoria a la actualidad

menhirA nadie le caben dudas de que el problema de la disfunción eréctil tiene la antigüedad del ser humano mismo. Es fácil imaginar los malos tragos, dificultades y frustraciones de los primeros varones de la tierra ante sus primeros “fallos”. Tal fue la importancia dada al acto sexual -unido al concepto de fecundidad-, que en la mayoría de las culturas del mundo se ha demostrado la existencia de un notable culto al falo.

¿Persiste en la actualidad este culto en nuestra moderna civilización occidental? Aunque no de un modo sacralizado, parece ser que esta veneración continúa.

De hecho, se han sustituido los macizos tótem por referencias al pene en los anuncios publicitarios de todos los medios de comunicación, en las películas y en expresiones artísticas de toda clase. Las figurillas de metal, barro o piedra se han reemplazado por los chistes, refranes, las nuevas tendencias de la moda, los mensajes subliminales y los lenguajes no verbales.

Obelisco de Washington

En todas las épocas del año, cualquiera que eche un vistazo a las revistas o periódicos de los kioscos y tiendas de prensa podrá observar que nunca falta la palabra “sexo”. Está escrita en caracteres llamativos, o sucedáneas de la misma como “virilidad”, “macho”, “potencia” y un largo etcétera de vocablos que tienen que ver con la capacidad del sujeto masculino. Asimismo, el bastón de mando de las autoridades públicas o de los clanes más diversos, y las torres de los monumentos de las ciudades más importantes son claros ejemplos de la trascendencia que el simbolismo fálico tuvo y sigue teniendo en todas las sociedades.

La importancia de reconocer y afrontar un problema

Además, si se dejan de lado los conceptos abstractos y se concretiza en el ser humano, se observa que los estudios y encuestas demuestran que el viejo problema de la impotencia sigue acompañando al hombre. Las cifras arrojadas por los estudios epidemiológicos serios realizados es apabullante. A pesar de los avances sociales, económicos, educativos y médicos, el varón continúa sin reconocer ni afrontar su problema en demasiadas ocasiones.

Las encuestas hablan de una prevalencia menor si la enfermedad es percibida por el propio paciente en comparación a la detectada mediante cuestionarios específicos o el diagnóstico clínico. Ésta suele rondar el 20% -uno de cada cinco varones adultos- en nuestro medio.

Quizá si se tuviese claro que, al fin, por primera vez en la historia de la humanidad, existen remedios cómodos, seguros y efectivos para este mal, y se tuviese una mayor información sobre ciertas técnicas para prevenir la impotencia y mantener o incrementar la potencia sexual masculina a lo largo de los años, el varón no sólo reconocería mejor su  problema, sino que se animaría a dar los pasos necesarios para solucionarlo.

Una “revolución” en la segunda mitad del siglo XX

satisfecho con IPDE5En el siglo XX se marcaron dos hitos en la historia de la sexualidad humana. El primero lo constituyó la aparición en el mercado de los contraceptivos orales femeninos a principios de los sesenta. La píldora anticonceptiva se convirtió en una bomba social que jugó un importante papel en la llamada “revolución sexual”. Ésta fue interpretada como una liberación de la represión sexual femenina por los medios de comunicación mayoritarios a partir de la segunda mitad del siglo XX.

El segundo hecho trascendental ocurrió a finales de siglo, concretamente en 1998. Un artículo de la prestigiosa revista médica New England Journal of Medicine anunciaba la aparición del primer fármaco oral efectivo contra la disfunción eréctil: el citrato de sildenafilo. En ese momento los escépticos no se imaginaban la nueva revolución de la que dicho medicamento iba a ser el motor. Pocos años tras su comercialización no quedaban dudas de que esta molécula había marcado el inicio de una nueva era sexual.

Altos beneficios y bajo riesgo incluso en edades avanzadas

Inhibidores de la Fosfodiesterasa 5: seguridad en ancianosNumerosos ensayos clínicos de alta calidad realizados en decenas de miles de personas han generado miles de publicaciones que demuestran la asombrosa efectividad de esta familia de fármacos, sin apenas efectos secundarios.

Además, hace tiempo que desapareció la controversia inicial con respecto a un probable daño cardiaco o la posibilidad de administrar sildenafilo a pacientes con factores de riesgo cardiovascular como hipertensión, diabetes o dislipemia. Múltiples estudios han demostrado que la frecuencia de infartos de miocardio en pacientes que toman sildenafilo es similar a la de los que toman un placebo, y ambas tasas no difieren de la de la población general. Hoy en día se sabe que el riesgo fundamental de tratar la disfunción eréctil con sildenafilo o fármacos de la misma familia –inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5 (IPDE5)- como tadalafilo, avanafilo o vardenafilo, radica en la reanudación precoz de la actividad sexual en pacientes que no debieran practicar por algún tiempo cualquier clase de actividad física vigorosa.

Inhibidores de la Fosfodiesterasa 5: bien tolerados y seguros

Una de las dudas más comunes que asalta al potencial consumidor de los IPDE5 es si su toma a largo plazo puede disminuir la efectividad del fármaco, o si cada vez va a ser peor tolerado. Los estudios efectuados desde su introducción en el mercado hasta la fecha, demuestran que estos medicamentos no disminuyen su efectividad ni son peor tolerados a largo plazo.

Otra de las cualidades que más ha asombrado a los médicos y a la opinión pública en general consiste en el éxito del medicamento en pacientes con ciertas enfermedades acompañantes como la depresión, diabetes, cáncer de próstata y las enfermedades cardiovasculares. Es difícil poder imaginar la alegría y satisfacción que la valía de este fármaco ha proporcionado a los pacientes con este tipo de trastornos incapacitantes, y a sus parejas, propiciándoles recuperar la intensidad de pasadas experiencias amorosas.

En algunos de estos procesos como la depresión, estos compuestos no sólo han demostrado su efectividad para paliar la disfunción eréctil que suele asociarse como consecuencia de la misma enfermedad o por los efectos secundarios de algunos antidepresivos muy utilizados: los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o ISRS. Además se sabe que mejoran los síntomas de la depresión leve, y favorecen la erección de los enfermos tratados con ISRS, lo que ayuda a éstos últimos a cumplir correctamente su dosificación de antidepresivo.

Necesidad de prescripción médica

Los IPDE5 se han mostrado muy eficaces en los pacientes con disfunción eréctil y enfermedades cardiovasculares asociadas. En estos casos se ha de tener precaución, y tanto el usuario como el médico prescriptor deben tener claro qué grado de actividad física es aconsejable con el objeto de no superar los límites establecidos tanto en la forma como en la frecuencia de los encuentros sexuales. La mayoría de las muertes atribuidas a la utilización del fármaco se han producido debido a los excesos cometidos, y no al efecto de su toma en condiciones adecuadas. Aunque la única contraindicación la constituye el paciente aquejado de cardiopatía isquémica en tratamiento con parches de nitratos, se recomienda acudir siempre a un médico sexólogo si se padece disfunción eréctil o se desea valorar la necesidad de tomar un IPDE5.

Esta entrada fue publicada en Disfunción Eréctil. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.