Me excita tocarme los pezones

Los pezones y su piel circundante se considera una de las principales zonas erógenas del cuerpo humano. Algunas personas, en especial mujeres, lo encuentran tan placentero que suelen centrarse demasiado en su estimulación para excitarse, y al eludir las modalidades de expresión de sexualidad sanas y normales, sufren el riesgo de padecer disfunciones sexuales, como la anorgasmia femenina. Si en otro artículo hemos planteado la cuestión sobre el presunto carácter saludable de la costumbre de masturbarse, en este post expondremos algunos ejemplos de cuál puede ser el desenlace de determinadas prácticas un tanto aberrantes.

volcán simbolizando tocarme los pezones

 

Me excita tocarme los pezones | Historias reales

Cada vez tengo que apretármelos más para excitarme

Hola, soy mujer de 47 años y estoy casada. Tengo relaciones sexuales esporádicas aunque satisfactorias, pero solo consigo llegar al orgasmo mediante la masturbación del clitoris a la vez que me estimulo los pezones de forma fuerte. Al principio era solo con la mano que queda libre (la otra acaricia el clítoris); ahora con pinzas de la ropa, con ellas los aprieto y estiro, lo cual me provoca mucho placer, a la vez que fantaseo con que esto me lo hace un hombre que disfruta con ello. De esta forma consigo llegar al orgasmo; tardo 20 – 40 minitos. Los problemas son dos:

El primero se relaciona con que evidentemente los pezones quedan muy doloridos -después, me tengo que poner hielo- y temo que este maltrato sea perjudicial y tenga consecuencias.
El otro problema es que paradójicamente este dolor que me aplico en los pezones y que me provoca tanto placer -siempre a la vez que me acaricio el clítoris- es el que me impide llegar hasta el final, pues cuando estoy llegando al clímax, en la fase que lo precede, el dolor se hace tangible, ya que mientras me masturbo no siento el dolor de forma real. Es cuando estoy apunto de terminar cuando de repente siento el dolor tal como es, y este me hace «despertar» sin haber terminado del todo por poco. En ese instante tengo que quitarme las pinzas y lo antes posible ponerme hielo.

La pregunta es ¿cómo puedo conseguir llegar al orgasmo masturbándome, sin dañar los pezones? Quisiera que me explicaran qué me pasa, y porqué siento placer haciéndome daño en los pezones.

Estos siempre han sido una zona erógena muy importante, pero no me basta con acariciarlos. He pensado que soy algo masoquista pero realmente no me gustaría nada que me hicieran daño, solo algo yo misma y fantaseando.

Antes, sí lograba llegar al orgasmo del todo, pero es como si los pezones se acostumbraran al dolor, y cada vez necesito más para conseguir placer. Hasta que he llegado a este punto en el que el propio dolor me impide alcanzar el clímax. De antemano, les agradezco mucho su ayuda.

Esta entrada fue publicada en Anorgasmia femenina. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.