Me han empezado a gustar los hombres

me gustan los hombresGran parte de los medios de comunicación promocionan la idea de que la bisexualidad y la homosexualidad son condiciones «normales» del ser humano. Sin embargo, no ha sido hasta los años setenta del siglo XX que las sociedades científicas de psiquiatría han dejado de considerar -sin unanimidad- a la homosexualidad como una enfermedad.

En nuestras investigaciones sobre la energía sexual, que toman en cuenta las ideas y doctrinas de tradiciones de todos los rincones del planeta, no hemos encontrado ni una sola referencia a esta «normalidad» de la homosexualidad, sino más bien menciones a todo lo contrario. Probablemente existan tradiciones que consideren a la homosexualidad como una conducta natural, pero nosotros no las conocemos, y agradeceríamos información al respecto.

Por otra parte, los hombres que nos consultan por un cambio de su tendencia de heterosexual a bisexual, lo hacen imbuidos de una actitud de angustia y profunda preocupación, que como puede verse en algunos de los ejemplos que hemos publicado en este y otros artículos, afecta negativamente a su rendimiento y satisfacción sexual. Todos estos puntos nos hacen concluir que la conversión de hetero a bisexual perjudica al equilibrio de la energía sexual.

 

Me gustan los hombres | Casos reales

Lo he probado y me ha gustado

Soy un hombre de 54 años casado, y siempre me he considerado una persona heterosexual, de hecho me encanta el cuerpo femenino, sin embargo el masculino me produce rechazo. Sin embargo, hace dos años a raíz de un accidente de moto en el cual tuve que buscar un fisio para la espalda, me ocurrió algo que jamás habría pensado.

Como mi trabajo hace que esté siempre fuera de casa por largas temporadas, tuve que buscar un fisio, ya que la seguridad social solo podía tratarme por las mañanas y yo solo tenía tiempo libre por las tardes, así que busque un fisio por Internet y en la segunda sesión este hombre empezó a darme el masaje de forma un tanto especial, no sabría describirlo… Al principio me chocó un poco pero decidí relajarme; el caso es que el tacto de las manos masculinas me gustó; no sé si él lo notaria pero el caso es que continuó con el masaje llegando un poco más debajo de la espalda, y cuando llegó a esa zona me quedé que no sabía cómo reaccionar. Por un lado sentía rechazo pero por otro sentía placer y mucho morbo.

El caso es que en un momento dado este hombre me dijo que me diera la vuelta; al principio no quería pues me había excitado bastante, pero con su ayuda me di la vuelta y el empezó a masajear por delante el pecho y las piernas rozando con sus dedos mis partes; no sabía cómo reaccionar y dejé que siguiera, y en un momento me quitó el slip… Mi intención fue levantarme, pero él me tranquilizo diciendo que era normal, y que no pasaba nada, y acto seguido empezó a masajearme el pene.

El caso es que aquello terminó en una -perdone la expresión- “mamada”, y después de aquello me quedé varios días sin que se me fuera del pensamiento y muy nervioso; no podía creer que me hubiera dejado hacer, pero el caso es que me gustó mucho.

Dejé pasar más de un mes sin llamarlo de nuevo para el masaje en la espalda, me daba mucha vergüenza, y no sabía cómo reaccionar, pero mi curiosidad pudo más que nada y al cabo de un mes y medio le llamé, y volvió a ocurrir lo mismo.

Desde entonces me busqué otro fisio, pero no he podido dejar de pensar en ello y está afectando a mi matrimonio, pues ya no hacemos el amor con tanta frecuencia como antes y cuando lo hago me cuesta mucho llegar a tener una erección duradera.
Perdone por esto pero no se qué hacer ni que pensar, no sé si soy homosexual o hetero, me siguen gustando mucho las mujeres pero para nada el cuerpo masculino, sin embargo tengo grandes erecciones cuando pienso en aquello; por favor díganme qué puedo hacer y porqué me sucede esto. Muchas gracias por todo.

Esta entrada fue publicada en Sexología. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.