Menopausia y sexualidad

En la menopausia, uno de los ámbitos de la salud que se ve principalmente afectado es la sexualidad, en una alta proporción de mujeres. Te explicamos qué ocurre y cómo aprovecharlo para mejorar la satisfacción sexual y la calidad de vida.

menopausia y sexualidad

Menopausia: mucho más que un cambio hormonal

Diversos factores biológicos y psicosociales repercuten en la salud sexual de la mujer situada en la transición menopáusica. La evidencia científica describe el comienzo de un declive en la funcionalidad sexual, que incluye cambios en el deseo sexual, excitación, lubricación, orgasmo, dolor y / o satisfacción.

Sin embargo, no todas las mujeres climatéricas lo experimentan, y aún no está claro en qué medida el cambio hormonal y los aspectos psicosociales contribuyen al mantenimiento de una vida sexual satisfactoria.

sexualidad en la menopausia

Aunque se aprecia un incremento de los trastornos que afectan a todos los dominios de la función sexual femenina a partir de los cuarenta, existe una gran variabilidad numérica entre los diferentes estudios y países.

Además, no hay consenso sobre qué aspectos del funcionamiento sexual son los que cambian con la edad avanzada, y se constata que no todas las mujeres en la edad mediana y avanzada experimentan una disminución en el funcionamiento sexual. De hecho, hay estudios recientes que no demostraron cambios significativos tras la menopausia, y otros que incluso reportan una mayor satisfacción sexual en las mujeres en esta etapa.

Asimismo, recientes investigaciones han concluido que los factores psicosociales, (rasgos de la personalidad, status de pareja, experiencias previas, salud mental, etc.), parecen jugar un papel crucial en el funcionamiento sexual de las mujeres en el climaterio.

Qué ocurre con las hormonas en la menopausia

sexualidad femenina en el climaterio

En relación a los cambios hormonales destaca un fuerte descenso de estradiol durante la transición menopáusica, asociado a atrofia vaginal, sequedad e irritación, lo que puede llevar indirectamente a una disminución del deseo sexual, la excitación y el orgasmo.

Además, los niveles de andrógenos también parecen afectar al estado de la libido femenina. Sin embargo, el papel de estrógenos y andrógenos es muy controvertido, ya que los hallazgos son inconsistentes y muchos estudios no informaron ninguna asociación.

Para el sulfato de dehidroepiandrosterona (DHEA-S), precursor de andrógenos y estrógenos en el climaterio, se han informado principalmente asociaciones positivas con el funcionamiento sexual.

Hasta ahora, se ha prestado poca atención a la progesterona, la hormona estimulante del folículo (FSH), la hormona luteinizante (LH) y la globulina fijadora de hormonas sexuales (SHBG) en relación con la funcionalidad de la sexualidad femenina en la menopausia.

En conclusión, se necesita más investigación para examinar más a fondo la contribución de los esteroides sexuales al funcionamiento sexual de la mujer tras la menopausia, y cabe considerar la influencia de los factores no hormonales.

¿Cómo afecta el cambio hormonal a la sexualidad femenina?

menopausia

El descenso de los niveles de estrógenos empeora la funcionalidad sexual femenina a través de una disminución de la lubricación del tejido urogenital, estrechamiento de los labios y afectación de la erección del clítoris, lo que en conjunto es capaz de acortar la duración del orgasmo e indirectamente afectar de forma negativa a la libido.

Es decir, todas las fases de la respuesta sexual femenina pueden ser afectadas. Asimismo, experimentos con ratas han llevado a pensar que el descenso de terminaciones nerviosas por el déficit de andrógenos también puede afectar al orgasmo.

Además, existen otros factores que pueden influir de forma negativa en la respuesta sexual de la mujer durante el climaterio. Un asesoramiento sexológico puede hacerse necesario durante la menopausia cuando aparece una falta de deseo, con el fin de evaluar la respuesta sexual femenina (nivel de libido, facilidad para excitarse y capacidad de tener orgasmos) mediante preguntas dirigidas o un cuestionario validado, como el FSFI (Female Sexual Function Index).

Estudios epidemiológicos demuestran este deterioro de la función sexual en mujeres menopáusicas. Por ejemplo, en Europa el importante estudio VASS-AP demostró un aumento de la prevalencia del trastorno del deseo y la excitación en climatéricas. Un 6,6% de las mujeres menopáusicas indicaron que carecían de deseo sexual, el 20% no tenía relaciones placenteras, el 50% tenía dificultad para el orgasmo y un 25% no podía alcanzarlo.

>>1ª consulta gratis aquí<<

Menopausia y sexualidad | Consejos

Antes de pasar a los consejos puramente médicos y/o sexológicos, te presentamos esta receta para afrontar la menopausia, con una selección de siete recomendaciones relacionadas con el desarrollo personal integral:

receta para la menopausia

A nivel de salud, el principal consejo es consultar a un médico sexólogo para que descarte un origen orgánico si existe pérdida de apetito sexual. Problemas físicos postparto o tras intervenciones quirúrgicas pueden provocar disfunciones como el vaginismo, que no sólo afectan a la respuesta sexual femenina, sino que pueden originar problemas sexuales en la pareja de forma indirecta.

Asimismo, diversos trastornos hormonales –hipotiroidismo, hiperprolactinemia, etc.- y/o del ánimo son capaces de afectar a la libido y originar deseo sexual hipoactivo y/o anorgasmia.

Descartar un amplio abanico de enfermedades o procesos que pudieran ser la causa o perjudicar la función sexual es necesario para abordar de forma integral un trastorno de interés/excitación de la fémina.

Entre los factores físicos que pueden afectar la sexualidad en la mujer durante la menopausia destaca la sequedad vaginal, que puede conllevar el padecimiento de dispareunia, definida como dolor en la vagina al mantener relaciones sexuales.

También cabe preguntarse sobre la presencia de sofocos e insomnio. Dentro de los factores psicológicos deben valorarse el deterioro de la autoimagen, la existencia de cambios vitales o eventos estresantes, o la presencia de problemas en la relación de pareja.

En general, si la fémina no padece problemas físicos y conserva el equilibrio emocional consigo misma y con la pareja -en caso de tenerla-, es improbable que aparezca frigidez o se produzca una falta de deseo sexual, sino que más bien puede ocurrir todo lo contrario: que mejore y se amplifique la vida sexual de la mujer, sobre todo si se emplean técnicas que desarrollen la energía sexual.

Sexualidad y menopausia. Historias reales

Sequedad vaginal postmenopáusica

sequedad vaginal postmenopáusica

Tuve la menopausia hace 5 años, pero unos años antes ya notaba los síntomas que describo a continuación. Comencé con sequedad vaginal y dolor en el coito.

Utilizaba lubricantes pero el dolor persistía. Acudí al ginecólogo que me prescribió un gel hormonal (Ovestinón) que tampoco mejoró esa sensación.

Mi pareja tampoco ayudó mucho. Era condescendiente pero no me ayudaba a buscar una solución. Se empezó a alejar poco a poco, a pesar de que me decía que no me preocupase y que ya se me pasaría, lo cierto es que no me ayudaba.

Actualmente estamos separados por varias razones más. He intentado con vibradores de varios tamaños y no puedo introducirlos, noto una gran presión (¿vaginismo?), ni con lubricantes, ni con tamaños más pequeños. En la citología que me realizaron hace unos meses sí me pudo introducir el espéculo. Y por este motivo tengo miedo de comenzar una nueva relación.

Me aterra tener sexo en la menopausia

la menopausia: una oportunidad

Soy una mujer de 51 años con menopausia, pero sin síntomas. Desde hace ya 5 años no he tenido relaciones sexuales y mi libido es muy baja.

He empezado una relación y quisiera saber que puedo tomar para aumentar mi deseo sexual al máximo y disfrutar las  relaciones también al máximo.

Pues me aterra y me da miedo dar el paso con mi pareja y que salga todo mal. También me gustaría saber con qué sería adecuado lubricarme para que la penetración no sea dolorosa, pues llevo mucho tiempo sin tener relaciones sexuales. Espero su comprensión y apoyo. Gracias.

Nota legal: todas las fotos de este artículo son de dominio público (pexels.com) y los nombres que aparecen no se corresponden con los de los verdaderos personajes de la historia basada en hechos reales, en la que se han cambiado para asegurar el anonimato.

Esta entrada fue publicada en Atención a la Mujer. Guarda el enlace permanente.

6 Responses to Menopausia y sexualidad

  1. Tapy dice:

    Doctor Buenos días : hace más de 2 años que tengo una pareja estable. La relación social es magnífica, entre amistades y familiares. Sentimos un amor profundo,sin tabues, pero dentro de lo convencional, ninguna filia, perversion, trios, etc. Nuestra relación íntima ha sido excepcional, activa y sumamente satisfactoria. Ambos compartimos los mismos gustos sexuales, lo que yo hago le encanta y viceversa. El problema viene desde hace unos 8 meses atras, y es que en algún momento, cuando estamos muy excitados en 4 ocasiones ha sucedido que el desea tocarme o practicar cunnilingus, y entre risas y falsa vergüenza, le digo QUE NO, cuando en realidad si lo deseo. El se siente molesto, cree que me estoy burlando de él y lo peor, se siente rechazado y la sesión íntima termina en problema y varios días tensión. Hemos hablado al respecto, le expuse que tal vez era vergüenza o que habia subido 3 kilos, y pense que yo ya lo había superado. Esta práctica es algo que diusfruto, disfrutamos, sólo que a veces no se lo que me sucede. Lo amo sinceramente, me atrae física, emocional y sexualmente.
    El día de ayer me volvio a suceder, fue tal su frustración que discutimos acaloradamente, la situacion se salió de control, él estalló en cólera rompiendo lo que encontraba a su alcance. No me golpeó a mi, pero rompió un objeto de cristal y sufrió una terrible herida en la mano.
    Un poco más calmados hablamos de terminar la relación, pero ambos aceptamos que nos amamos y que era necesario que yo buscara ayuda. No deseamos una relación violenta, yo no soy del todo tranquila, él tampoco, pero esto nos puede llevar a una pelea violienta o lo peor, a la ruptura,
    Tengo 52 años y el 65, antes de comprometernos, hace 1 año y 3 meses, nuestra intimidad era perfecta, nunca hubo un «no» de mi parte, todo lo disfrutaba, ahora todo lo disfrutó igual, sin embargo, a veces me sucede esto. Desde junio del 2015 se me retiró la menstruacion, pero no he tenido ningún síntoma de menopausia, tengo deseo sexual muy a menudo, por razones de trabajo y de familia, nuestros encuentros intimos son 1 vez a la semana, nos vemos diariamente un par de horas y siempre estamos bromeando o haciendo alusión entre nosotros sobre el sexo, y disfrutamos mucho con nuestro lenguaje de pareja, un ejemplo, si hacemos los ojos bizcos, es que nos gustamos. Algunos roces íntimos, y siempre esperando con ansias nuestra tarde-noche semanal.
    Por favor necesito su opinión y/o consejo, no quiero perder a mi pareja, pero tampoco una relación violenta que nos desgasta.
    Muchísimas gracias.

  2. Ana Avila dice:

    Hola Fran,

    Hola!

    Mi nombre es Ana y soy redactora de Televisión Española. Estamos preparando un programa nuevo sobre salud y bienestar que se va a llamar Esto es Vida.

    En uno de nuestros programas queremos tratar el tema de la menopausia y nos gustaría hacerte una entrevista.
    Me ha parecido interesante el tema que has planteado porque siempre se trata este asunto con las mujeres pero no con los hombres. Nos gustaría hablar contigo y ver si te apetece venir al programa a contarnos tu historia porque quizás muchos hombres hayan vivido o estén viviendo una situación parecida y pueda servirles de ayuda.

    Además, en plató contaremos con especialistas médicos que os pueden dar consejos para afrontar esta nueva etapa.

    Te dejo mi número de teléfono:

    677.54.03.50

    Gracias por todo y espero que te animes a llamarnos!

  3. CALIGULA dice:

    Son varios los factores que convergen para que una mujer pierda el deseo de mantener relaciones – no todo gira entorno a cuestiones hormonales o físicas – existen elementos externos de tipo familiar – laboral – conyugal y hasta social – que a mi juicio tienen una nefasta incidencia – lo grave es que la otra parte, la que no se vé afectada, debe contar con una enorme altura moral – humana y psicológica para no devenir en adulterio o relaciones foráneas que terminan por destruir todo el núcleo.

  4. Fran dice:

    Mi mujer está en esa etapa de la vida en la que no quiere que tengamos relaciones sexuales, le ocasiona dolor y dice no disfrutarlo como antes. Yo en cambio sigo viéndola igual de sexy pero parece que no la convenzo, ¿algún consejo?

    • sanatusexo dice:

      Hola Fran! Puedes consultar gratis a un médico experto desde esta página. Gracias por visitarnos.

      • CALIGULA dice:

        Fran, hay muchas mujeres que en alguna etapa de sus vidas han mantenido relaciones más que por placer con un único propósito, por ejemplo, tener un hijo – y es un condicionamiento muy grave y doloroso – ya que cumplido el objetivo se cierran por completo – algo así como usar a la otra parte y descartarla después – no importa las consecuencias ni los logros obtenidos en pareja – el otro pasa a ser una especie de amigo ó confidente, pero la vida sexual se llena de inhibiciones, de trabas y termina por desaparecer completamente – los resultados son graves.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.