Mi marido me rechaza en la cama

Mi marido me rechaza sexualmenteSituaciones dramáticas de mujeres que sufren por sentir que están perdiendo la oportunidad de disfrutar plenamente su vida sexual, al ver que los años pasan sin que la actitud de su pareja cambie: una actitud de evitación e incluso de rechazo, con hombres que priorizan su sexualidad en otra dirección distinta que la de su matrimonio o pareja de hecho. ¿Deberían tolerarse estas situaciones legalmente? ¿No se trataría a veces de otra forma de maltrato contra las mujeres, por dejación o negligencia? Dejamos estas preguntas en el aire por si alguien desea emitir su opinión, siempre de forma respetuosa, y pasamos a presentar otra tremenda historia real.

Mi marido me rechaza sexualmente desde que nos casamos

Hola, estoy casada desde hace casi 13 años, y todos nuestros encuentros sexuales han sido porque yo se lo he pedido, casi rogado, y han sido a lo mucho una vez al mes. Otros meses nada, él no toma jamás la iniciativa.

Los primeros años le reclamaba y él me decía que el sexo no era una prioridad; ahora yo ya me cansé de todo esto y ya no le pido nada, por eso hace meses que no pasa nada. Incluso me he puesto ropa sensual para provocarlo en la cama y se ha burlado de ello diciendo que esas cosas no le gustan. Hasta he pensado si es homosexual, porque no quiere estar conmigo.

Hace seis años descubrí que él frecuenta prostíbulos y eso me hizo sentir asco y humillación, buscamos ayuda con un psiquiatra y un sacerdote, y parece que cambió, pero años más tarde descubrí otra vez que volvió a lo mismo. Lo volví a perdonar y hace unos meses nuevamente falló, por eso ya me cansé de todo esto.

Le he visto masturbarse en el baño, y me duele mucho porque no me busca. Y todos sus encuentros son solo penetración, no me da besos ni caricias, no le gusta que gima y quiere que esté en silencio. Eso me incomoda, quiero que acabe rápido y se separa. Él casi nunca eyacula o, mejor dicho, nunca. Él dice que es para no quedarme embarazada, pero siento que solo es un pretexto. Todos nuestros encuentros siempre han sido así. Y muchas veces me ha rechazado diciendo que está cansado, o que le duele el cuerpo. Yo no me considero mujer fea, soy delgada, tengo buenos senos, soy alta, soy muy cariñosa, y cocino rico. Cuando trabajaba me fastidiaban algunos hombres muy guapos, pero nunca les hice caso. Además, tengo buen gusto para vestirme y maquillarme. Él dice que me ama, y en la calle me da la mano y me abraza, pero para mí son solo apariencias.

Todo esto me duele mucho, le he pedido divorciarnos, pero dice que me ama, y que nunca se separará de mí; tenemos dos niños y él los adora. Por ellos no me voy lejos.

Hace unos años me reencontré con mi ex, y tuvimos algunos encuentros sexuales apasionados, todo lo que no hizo mi esposo, me lo hizo mi ex. Felizmente él vive en otra ciudad muy lejos. Pero sentí que solo lo hice por venganza, aunque si lo volviera a ver pasaría otra vez.

He leído otras historias y en casi todas veo algo de mi caso, concluyo que no se puede tener todo en esta vida y que el caso de mi esposo ya no tiene solución para mí. Cuando mis hijos crezcan me quiero ir lejos a otro país y no volver a saber de él nunca más.

Esta entrada fue publicada en El mundo de la pareja. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.