Miedo a confesar virginidad

Hasta finales del siglo XX, en las sociedades occidentales de tradición cristiana llegar virgen al matrimonio era comúnmente valorado como una virtud, mientras que la ausencia de la virginidad se consideraba al menos como un defecto de la novia. Si bien es verdad que esta mentalidad se ha ido diluyendo en nuestro medio a lo largo del siglo XXI, no es menos cierto que en gran medida se ha pasado al extremo contrario.

miedo a confesar virginidad

En uno de los artículos de este blog, que se ha convertido en punto de encuentro de hombres y mujeres vírgenes adultos de todo el mundo, casi a diario se publican testimonios que así lo demuestran: hay una proporción numerosa de personas que se avergüenzan de esta condición, y/o que se sienten presionados por el entorno para mantener relaciones sexuales antes del matrimonio. Esta situación lleva a algunas personas a sentir fobia a confesar su realidad cuando intiman con una persona prometedora, y a veces este miedo les impide iniciar o desarrollar una relación de pareja. El testimonio que exponemos a continuación es uno de los muchos que recibimos en nuestro consultorio sexológico online.

 

Me da miedo decirle que soy virgen

Soy Ingrid, mi edad es 38, y tengo un problema. Estoy conociendo a una persona que está interesada en mí, y está muy insistente. Al principio dije no, pero él no se da por vencido. Nos hemos tratado más desde hace 7 meses y él quiere que sea su pareja, compartir, etc. Yo estoy comenzando a sentir afecto y atracción por él, pero no sé cómo decirle que yo no he tenido intimidad con nadie aunque haya tenido novios. Se lo quiero decir porque lo creo importante antes de que esto se haga más grande y después se complique. La verdad no me importa lo que pueda pensar de mí por esta situación, no me avergüenza, pero no sé cómo pueda ser la mejor forma de expresarlo. Él es un verdadero conquistador que ha tenido muchas parejas así que mi temor es más porque pueda esperar algo que no podría darle, como podría hacer otra mujer más experimentada.

Yo soy una persona tímida y no muy afectiva, es decir, no me gusta mucho abrazar ni que me abracen por dos cosas: por un lado, me da miedo sentir porque soy muy intensa, y cuando hago algo lo hago con mucha pasión, así que siento que, si abrazo o doy afecto en algún momento, saldré perdiendo. Y por otro lado me da miedo que me puedan lastimar físicamente porque más de una ocasión recibí un ataque a mi persona, no una violación, pero en la calle me tocaron y me causó mucho miedo. Por otro lado, soy muy tímida y penosa. Sólo he tenido dos novios en mis 38 años, pero con nadie llegué a tener relaciones así que no sé cómo explicarlo, él y yo somos amigos, trabajamos en el mismo lugar y hemos decidido que cualquier cosa que pase entre los dos no afectará nuestra amistad. Ahora no sé si sea mejor mantenerlo de amigo que comenzar algo con alto riesgo de fracaso por mi condición. El tema es que ya estoy comenzando a sentir atracción por él y me gusta mucho su forma de tratarme, pero aunque es muy caballeroso, al mismo tiempo es un experto en conquistas.

Esta entrada fue publicada en Amor y belleza. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.