Parches de testosterona ¿una solución para la frigidez?

Los parches de testosterona se convirtieron en una esperanza para las mujeres con deseo sexual hipoactivo, un trastorno muy común en las féminas occidentales. La pérdida del apetito sexual aumenta con la edad, y es especialmente frecuente en las mujeres que se acercan o entran en la menopausia. Recuperar el deseo no es fácil si no se toman las medidas oportunas, y puede llegar a convertirse en un grave problema de pareja.

Desde comienzos del siglo XXI, varias compañías farmacéuticas han estado trabajando en la elaboración de algún medicamento para curar la frigidez, pero no fue hasta 2007 que la EMEA (European Medicines Agency) aprobó Intrinsa®, parches de testosterona transdérmicos, cuya indicación es el tratamiento de la falta de deseo sexual en mujeres cuyos ovarios y útero han sido extirpados y que ya están en tratamiento con estrógenos. Este fármaco sólo puede obtenerse bajo prescripción médica.

Por ello, lejos de convertirse en una solución definitiva para la frigidez, Intrinsa® es un medicamento con una indicación muy concreta dirigida a un grupo específico de mujeres, en los que se ha mostrado bastante efectivo para paliar el descenso de la libido como consecuencia de la disminución de los niveles de testosterona ocasionada por la ausencia de ovarios y útero, órganos secretores de esta hormona del deseo sexual en la mujer.

Parches de testosterona para mujeres | Conclusión

Actualmente no hay estudios que demuestren su eficacia en mujeres frígidas que conserven intactos sus órganos reproductores, pero quizá aparezcan investigaciones que en el futuro permitan la aprobación del uso del fármaco en este grupo de féminas. No obstante, su efecto y su mecanismo de acción son bien distintos al del citrato de sildenafilo, un fármaco dirigido a mejorar la erección, pero que no afecta al deseo. Por ello, Intrinsa® no debe considerarse similar a Viagra®, porque su objetivo, indicación y modo de actuar son muy diferentes.

Asimismo, la falta de apetito sexual en la mujer es un problema cuyo origen es variado, con un amplio abanico de posibles causas, que suelen diferir en gran medida de una mujer a otra. Posiblemente una de las mejores opciones para solucionarlo sea el asesoramiento sexológico profesional.

Esta entrada fue publicada en Deseo hipoactivo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.