Promiscuidad y disfunciones sexuales

Determinados hábitos sociales que se van consolidando a lo largo del siglo XXI probablemente constituyen un verdadero caldo de cultivo para el desarrollo de disfunciones sexuales y el empeoramiento de la salud sexual de las sociedades occidentales. Aunque aún no conocemos evidencia científica firme que permita confirmarlo, opinamos que una de estas tendencias es la promiscuidad en relación con mantener relaciones esporádicas fuera del contexto de una relación comprometida, al menos de forma indirecta, a través de una mayor prevalencia de infecciones de transmisión sexual (ITS) en las personas promiscuas.

promiscuidad

Asimismo, nuestra experiencia de atender miles de casos de problemas sexuales a personas hispanohablantes desde 2009 nos muestra la necesidad de investigar seriamente si la promiscuidad es un factor de riesgo independiente para la aparición de disfunciones sexuales tanto en el varón como en la mujer, y no sólo una causa indirecta a través del mayor riesgo de ITS que esta conducta ocasiona. Pues las ITS sí son un factor de riesgo reconocido de sufrir disfunciones sexuales.

A continuación, presentamos una serie de casos ilustrativos al respecto, donde se intuye que el cambio frecuente de pareja sexual o el hábito de mantener relaciones sin compromiso en un contexto de «amistad con derechos» puede ser el origen de verdaderos trastornos sexuales.

 

Promiscuidad y disfunciones sexuales

Varias parejas consecutivas y peor control de la eyaculación

Soy un chico de 19 años y primero cuento un poco el contexto y después el problema. Perdí la virginidad con 17 con mi novia en aquel momento y hasta ese momento siempre tenía la incógnita de cuanto duraría (hasta me ponía nervioso por si era poco). Resulta que no fue así y cada vez que más practicábamos, el periodo de relaciones sexuales aumentaba. Tal era hasta el punto de estar en acto como durante 5 horas o más (de previos como 30 minutos y todo lo demás sin apenas parar).

Bueno, al año de relación (a los seis meses de empezar a acostarnos) rompimos y estuve como 2 meses sin relaciones. Con la chica que lo hice en ese momento sinceramente me ponía muchísimo y estaba nervioso por lo mismo, el tiempo hasta la eyaculación y más después de estar 2 meses o más sin practicar. El tiempo fue menos del esperado pero también por las características del momento. Esperamos un poco y volvimos al ataque sin problemas. Al mes repetí con la misma chica y en esta tuvimos un problema de que casi nos pillan sus padres a mitad y tuvimos que parar (sin acabar). Pasaron como 4 meses (sin acabar, esos 4 más uno de antes) y tuve de nuevo relaciones (esta vez con otra). Esta chica era virgen y aunque… hablando en plata… me calentó como quiso, a mitad me dijo que parásemos porque le dolía demasiado. Volvimos a intentarlo pero le dolía y, de nuevo, me quedé a mitad. Como al mes y pico me acosté con otra chica y con esta no hubo penetración pues solo felación y encima me dejó con el calentón a medias, por la situación (tercera vez a medias seguida y ya iban como 7 meses sin acabar). Como a las dos semanas de esto volví a intentarlo con la misma chica y tras hora y media de felación, íbamos a disponer a penetración y en ese momento le bajó la regla. Yo ya sin saber qué hacer porque siempre pasase algo y en medio de risas le conté todo esto que estoy relatando. Bueno pues cuando ya se arregló todos sus problemillas sangrientos se dispuso a seguir con la felación y después de unas 1/2 horas más, eyaculé.

Ahora bien, el problema es que, después de todo esto es como que mentalmente se me ha formado un problema puesto que en felación y todo lo que quieras duro sin problemas, como si tiene que ser horas, pero en el momento de penetración y, como yo creo, por todo lo ocurrido no duro a penas (igual 5-10 incluso menos) mientras antes muchísimo más y cuando fui a mantener relaciones sexuales un mes después de esta chica de la regla, duré poco al penetrar y no me volvió a subir (también decir que el aseo de la chica en ese momento no era del todo de mi agrado y para mí eso es muy importante…).

Unas 3 semanas después (hará unas 2 semanas) tuve relaciones con otra chica diferente, esta vez mucho más tranquilos, en un sitio muy cómodo, la chica me gustaba, su aseo exquisito en todos los sentidos y estuvimos como horas jugando y genial. Sí que es verdad que al penetrar duré poco (como 10-15 min), pero bueno, eran las 6 de la mañana, el día anterior no había dormido apenas y mi nivel de cansancio no tenía nombre. Bueno, no había dicho antes que estoy llevando épocas de mucho estrés, poco descanso y mala alimentación últimamente y sé que todo eso afecta directamente, sobre todo teniendo en cuenta que es en momento de penetración, con lo demás no. He tenido relaciones sexuales muy satisfactorias y por las dos partes y por eso mismo me preocupa todo esto (sobre todo teniendo en cuenta que esas relaciones tan satisfactorias sucedieron hace menos de un año). Gracias por leer toda esta parrafada.

Esta entrada fue publicada en El mundo de la pareja. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.