Sadomasoquismo | Reflexiones

me gusta que me peguenEn estos tiempos está de moda el sadomasoquismo o BDSM, y nos quedamos perplejos al ver no sólo cómo se difunde esta perversión a través de los medios de comunicación, sino también cómo aparecen determinados profesionales de la sexología para defenderla definiéndola como una expresión más de la sexualidad «siempre que ambos miembros de la pareja estén de acuerdo y no se causen lesiones». Nosotros vamos a ser más claros: independientemente de cómo lo defina y considere la prestigiosa clasificación DSM, opinamos que el sadomasoquismo en todas sus variantes e intensidades perjudica la energía sexual del individuo y su pareja, especialmente si va asociado a la adicción al sexo de pago. Además, vemos que representa la puesta en práctica de instintos infrahumanos que nada tienen que ver con el desarrollo de una sexualidad beneficiosa y saludable.

Pensamos lo mismo del fetichismo, sexo anal y otras «modalidades» muy populares en la actualidad. Por el contrario, ampliar el abanico de las prácticas sexuales de una manera sana y prudente puede ser muy positivo para la pareja. Para ayudarte a elegir fantasías que no os perjudiquen hemos elaborado este test.

 

Me gusta que me peguen en la cama | Historias reales

Mi novio aún no se pone bestia

Mi problema (se convierte en problema cuando tengo sexo con un hombre) es que cuando he estado con mis parejas he sido incapaz de llegar al clímax, al orgasmo. Siempre he podido contar, en mis 30 años de vida, con hombres sexualmente muy activos y nada aburridos, y a pesar de su implicación no he podido llegar nunca al orgasmo, a excepción de cuando me masturbo en soledad, pues así siempre llego al clímax.

Me suelo excitar siempre mucho cuando voy a tener sexo pero luego no sé qué pasa, me bloqueo, empiezo a sentirme presionada conmigo misma y siempre termino fingiendo mis orgasmos. Por otro lado disfruto fantaseando con situaciones muy salvajes y masoquistas, como por ejemplo que mi compañero sea muy bestia conmigo o me maltrate un poco. Algunas veces he expresado este sentimiento a mis parejas, se han terminado asustando un poco y al final no lo he puesto en práctica; me da miedo y me pregunto a mi misma «¿tendré algún trastorno? ¿será que nunca podré disfrutar plenamente del sexo si no llevo a la realidad estas prácticas?»

Pero por otra parte no creo que yo sea anorgásmica porque cuando me masturbo yo siempre llego al orgasmo. Con mi pareja actual llevo apenas un mes, pero de sorpresa me propuso matrimonio y hasta quiere ser padre pronto; me preocupa empezar una vida juntos con esta formalidad y yo no cumplirle como debería. Él siempre está muy pendiente de mí, me demuestra su amor a cada instante y hablamos todos los días; yo siento que lo amo también y es con diferencia la pareja con la que estoy siendo más franca y con la que estoy compartiendo más mis preocupaciones en este tema. Él es el hombre que soñaba pues su actitud se ajusta bastante a mis fantasías pero como que aún no ha llegado a ponerse realmente bestia como en mis fantasías. Muchas gracias por ayudarme. Un saludo.

Nos acusan de depravados por practicar BDSM

Somos una pareja de 22 años que actualmente estamos semi-independizados. En nuestra intimidad nos gusta practicar tanto sexo «convencional» como BDSM, de forma totalmente consensuada y placentera.

El problema surge cuando la madre de mi pareja ha rebuscado en su habitación y ha encontrado nuestros juguetes sexuales y otros instrumentos. A raíz de esto, nos ha acusado de tener una enfermedad mental, de ser unos depravados, de realizar orgías y otro sinfín de acusaciones descabelladas.

No sabemos cómo abordar la cuestión ya que esto forma parte de nuestra estricta intimidad y gozamos de una relación perfecta y sana. ¿Qué estrategia podríamos llevar a cabo? ¿Hablar sinceramente sobre esta práctica sexual u optar por no dar explicaciones?

Entendemos que para alguien de mediana edad descubrir determinadas prácticas sexuales puede ser sorprendente, pero no para llegar al extremo de realizar ciertas acusaciones, ni de hacernos sentir culpables por disfrutar sanamente de nuestra sexualidad.

Además, el problema puede afectar a nuestra relación de pareja ya que seguramente le presionarán para que me deje (cosa que ya han hecho con anterioridad, no conmigo, sino con otras parejas).

En definitiva, visto en perspectiva no es ningún problema grave, pero sí puede acabar desencadenando una situación desagradable tanto para ellos como para nosotros. Por eso mismo nos hemos dirigido a esta web para ver si nos podríais dar algún consejo para tratar esta cuestión y para hacerles ver a ellos que no tenemos ningún tipo de enfermedad sexual.

Esta entrada fue publicada en El mundo de la pareja. Guarda el enlace permanente.

11 Responses to Sadomasoquismo | Reflexiones

  1. Alicia dice:

    Dr. Lo que pasa es que quiero su consejo para saber que puedo hacer con mi relación. Vera, tengo 3 años de estar con mi marido viviendo juntos, al principio teníamos una relación sexual activa muy placentera, en la cual nós sentíamos muy Agusto los dos, pero desde hace un año exactamente, las cosas de un día para otro se apagaron, de hacerlo varias veces a la semana pasamos a 1 vez al mes, y ya no era lo mismo, de una vez al mes pasamos asta 1 vez cada 4 o 5 meses, yo lo busco, le insinuó que lo deseo, que quiero estar con el, lo sorprendo con cosas, pero el ni me toca para nada, me arreglo para el y no me dice cosas bonitas como antes, le e dicho lo que pienso sobre eso, como me siento ante el tema pero el solo se enoja y dice que soy una exagerada. Puedo estar desnuda al frente y no nada, ni me mira. Aveces le digo que es lo que me gustaría que me hiciera, para experimentar cosas nuevas entre los dos, y solo se enoja y dice déjeme ami, y me frusto no poder hacer lo que aveces deseo, o las locuras sexuales que quisiera hacer.
    Otra cosa que tampoco compartimos es que el es demasiado tierno en el acto, y aveces es algo monótono, a mi me gusta experimentar que sean más salvajes conmigo, y se lo he pedido pero el dice que no es capas de maltratarme y eso aveces es algo que me trago, pero aun así lo entiendo y lo acepto aunque el no me complazca en eso, el es un hombre excelente como persona, responsable y cariñoso.
    Nunca ninguno de los dos hemos tenido traumas o alguna cosa que nós marque sexualmente.
    El tiene 35 años y yo tengo 20 me siento deseada por otros hombres porque algunos me lo dicen, mis compañeros, pero menos por mi marido, cuando lo hacemos siento que lo hace por obligación como por compromiso para que yo no me sienta mal, termino llorando porque me doy cuenta de su compromiso al hacerlo, ya no se que hacer por que he intentado todo, pero este año puedo contar con mis manos las veces que lo hicimos.
    Le he pillado en el celular páginas de chat, conversaciones, y fotos de unas mujeres (disculpe la palabra) feas, al lado mio.
    Y no se como decirle a el que si no mejora pues tendré que terminarle se que se enoja y no me ara caso. El es tierno y me saca a pasear me da lo que necesito pero en la vida sexual todo esta apagado, tanto que a mi ya casi no me dan ganas de hacerlo con él porque noto su obligación hacia mi. No hay besos, caricias, palabras, jugueteo nada. Me siento linda mucha gente me lo dice, los hombres me buscan pero no se si mi marido tiene otra o que es lo que pasa que solo el no ve eso. El dice que el sexo no lo es todo en una relación, pero que lo hagamos cada 4 -5 meses no es normal, por que dormimos juntos, y no sentir nada por la mujer que al principio no quería soltar.

  2. Veronica dice:

    Yo era una mujer muy dominante, y me he relacionado con hombres y mujeres sumisos, todo lo hacíamos de manera consensuada, para eso están los contratos que limitan las capacidades del dominante, y los derechos del sumiso, así como la palabra de seguridad, a veces era cruel con mis sumisos, pero realmente lo disfrutaba, nunca ninguno de ellos me abandono, todos siempre decían sentirse realmente cómodos, y estar mejorando por mi nivel de exigencia, pero la gran mayoría confesaba sentirse seguros conmigo, sobre todo cuando soy era yo quien tomaba las decisiones, para mi es simple, sé lo que quiero, y quien aceptaba uno de mis contratos de sumisión también, sino estaba en la libertad de usar la palabra de seguridad, e incluso irse cuando quisiera.

    Pese a esto, y lo dominante que soy, no me gustan realmente los hombres débiles, ni soy lesbiana, me gustan los hombres grandes, peludos, y fuertes, un hombre que me represente, y me haga sentir protegida, solo conocí un hombre así en mi vida, y la única razón por la que no estoy con el son los problemas en su país, y la imposibilidad para que el vuelva al mio, desde que estoy con el no volví al BDSM, ni a fijarme en nadie mas.

    Pero lo que amo realmente de ese hombre, es su determinación ferrea, su inteligencia sagaz, esa audacia que siempre me sorprende, su fuerza moral ademas de física, y sus valores inquebrantables que lo hacen una persona impresionantemente humilde para lo terco que es, realmente lo admiro mucho, el no es un maltratador, y sé que considera el BDSM inmoral, de hecho cuando recuerdo las cosas que hacia me siento realmente mal al compararme con el, simplemente es un hombre chapado a la antigua, que tiene muy claro lo que quiere en la vida, y lo que quiere de una mujer, es posesivo, dominante y celoso, pero nada perverso como solía serlo yo, siempre me demostró que el es el líder en la relación como un capitán en su barco, y que esta dispuesto a sacrificarse ante cualquier eventualidad como el capitán a hundirse con su barco.

    Esa forma de ser determinada y clara, esa fuerza, el tener bien definido su rol como hombre, y hacerme cumplir el mio como mujer, demostrarme todo el tiempo lo que sé desde que lo conocí y es que soy suya, su propiedad que esta dispuesto a reclamar y defender, el sentir ese respeto, y sentirme rendida ademas de sometida ante el, no me incomoda en ningún sentido, todo lo contrario me hace desear arrodillarme y besarle las manos por el bienestar que me provoca, es algo que simplemente me hace sentir mas calmada, y relajada ante la vida, ya no tengo problemas con la gente, ni siento la necesidad de imponerme ante nadie, y ahora entiendo lo que sentían mis sumisos, es muy agradable que alguien mucho mas fuerte que tú, te tome justamente por donde quieres que lo haga, y te haga sentir protegida.

    Después de que el me comento como era, lo que pensaba, y comencé a conocer esta forma de ser que me recuerda mucho a mi Abuelo y Padre, le confesé mis practicas BDSM, y que disfrutaba haciendo sufrir a otros, fue contradictorio porque me sentí muy apenada al estar diciéndole eso a alguien que yo sentía era mucho mejor persona que yo, y al mismo tiempo me sentí liberada y perdonada; al escuchar su planteamiento sobre como debía ser una pareja, y los roles, simplemente me sentí identificada, y supe desde ese instante que lo que quería era vivir como probablemente vivieron mis abuelas, cumpliendo su rol femenino, y sometidas a sus maridos.

    No entiendo a las lesbianas aunque respeto sus decisiones, pero tampoco entiendo a las feministas que parecen odiar a los hombres, este tipo de mujeres que tienen bien mal a sus esposos, y a cuanto hombre se les cruza por el camino, es porque están infelices consigo mismas como lo estaba yo, porque aún no han encontrado al hombre y macho dominante de sus vidas, ese tipo de persona que nos demuestra que podemos mantenernos íntegros, sanos, y decentes, si somos capaces de mantenernos firmes en lo correcto, si algún día lo encuentran no querrán vivir de ninguna otra forma.

    El nunca me ha obligado a nada, ni me ha maltratado, servirle, y someterme ante el fue una decisión propia cuando me di cuenta de que toda mi vida viví errada en base a lo que la gente esperaba de mi, y no lo que yo quería, y claro lo mas importante estaba frustrada porque no había conocido a la persona indicada.

    De algún modo relaciono esto con mis experiencias en el BDSM, ahora yo soy la sumisa, y soy mas feliz que nunca en mi vida, es simplemente la lógica natural, el hombre es quien debe tener el control y la fuerza, y la mujer la que debe ser sumisa y protegida por el, en todas las especies es así, los hombres prueben ser dominantes con sus mujeres, y las mujeres sumisas, luego verán como todo va mucho mejor.

    ¿El BDSM, y esta nueva sumisión me ha degradado como persona? ¿me ha vuelto infrahumana? no lo creo, cada persona es libre de elegir lo que quiere hacer, y responsable de sus consecuencias como me ocurrió a mi tras ver mis equivocaciones, pero al final lo único que realmente cuenta es aquello que te hace feliz, sin importar las opiniones ajenas, y los estandares.

    Sobre el sexo anal tampoco lo considero malo, tomando como ejemplo mi relación considero que soy total, y absolutamente propiedad, de ese hombre, y si el quisiera usarme de ese modo para su placer, esta bien, porque es su derecho, el derecho que yo le concedí sobre mi, y lo amo tanto que le daría todo lo que me pidiera, y disfrutaría todo lo que me hiciera, por tanto yo creo que estas practicas son malas solamente si tu pareja no esta de acuerdo con ellas.

  3. Alex dice:

    El placer inicial es genial…caricias besos pero en la medida que aumenta lo sexual, somos animales salvajes que responden a su instinto. Algunos más, y otros menos. Dar nalgadas o palmar la cara o tirar un poco del cabello y hasta atar es inicialmente primate pero libera mucho de lo que algunas mujeres necesitan para sentir que son débiles frente al macho que las domina y posee.
    No todos gozan con el dolor, ya que eso pasa a lo patológico pero la intención ruda o salvaje es lo que más mueve al otro ya que es una expresión total de deseo. Algunas mujeres jamás les han sabido despertar la glándula de Skene, por ello no llegan al climáx total o ser squirt. Buenos orgasmos para todos desde Buenos Aires.

    • sanatusexo dice:

      Hola Alex. ¿De verdad crees que somos animales salvajes que respondemos al instinto? ¿Esa es la concepción que tienes del ser humano? Qué pobre, ¿no? ¿También crees que la mujer necesita sentirse débil frente al macho «que las domina y posee»? Mira, alex, no hemos mandado tu mensaje a la papelera para que nuestros lectores comprueben a qué clase de personas os va el sado. Os describís muy bien a vosotros mismos.

  4. Rachel dice:

    Tengo 23 años ,a los 15 años empecé a tener relaciones y desde entonces , hasta la fecha, nunca he tenido un orgasmo, actualmente estoy en pareja, y si bien muy pocas veces me he sentido lo suficientemente excitada, nose porque, cuando siento que es el momento ,me paralizo, me da dolor y finalmente no llego a acabar.
    Tengo confianza en mi novio, pero siento que aveces no me estimula lo suficiente.
    Con otras personas que tuve relaciones, me sentia estimulada ,pero tampoco podia llegar al orgasmo, siempre pasaba lo mismo , y la verdad me hace sentir muy frustrada , y en muchas ocasiones me aburria y ,me aburro teniendo sexo, hace tiempo que ya deje de disfrutarlo, generalmente tengo que fumar marihuana o hacer algo en particular (disfrazarme, atarnos, hacerlo en otro lugar, etc…) para que realmente tenga ganas y me excite (obviamente, asi y con todo jamas pude acabar ), empiezo a pensar que no tiene solucion y simplemente me estoy resignando. Me da mucha verguenza contarle mi problema a un especialista cara a cara y solía pensar que no era nada importante, pero se torno un problema, porque mi pareja piensa que el hace las cosas mal y yo realmente no se si es asi, Si es el, o algo raro pasa conmigo… no creo haber tenido traumas sexuales, pero hubo un tiempo en el que tuve una infección urinaria, y después de eso cada vez que tenía relaciones me dolia mucho y me secaba muy rápido, pero ya hace 3 años que estoy bien y sin embargo no tengo resultados y eso me generó una gran falta de autoestima sumado a que ultimamente tampoco me siento muy cómoda con mi cuerpo, y eso complicó todavía más las cosas.
    Muchas gracias y espero una pronta respuesta a este enorme problema…

    • daniel dice:

      talves nesecites probar o experimentar algo diferente a lo que ya as echo no se juguetes,,, talves otra chica,, talves probar con otro chico o alguna fantasia que tanto aneles,,,

  5. aleja dice:

    A mi me fascina el sexo rudo. En mi experiencia cuando le pido nalgadas, mordidas, cachetadas a los hombres a veces se quedan atónitos, no se porque si para mi es muy normal. Disfruto el sexo «vainilla» pero nada, absolutamente nada como el sexo rudo.

    • Fabio dice:

      Me facina iguamente pienso que es normal

    • Pedro dice:

      Hola, te entiendo perfectamente, llevo una relación de al menos 10 años con una persona que no es mi pareja pero con la que disfrutamos de experiencia sexual maravillosa aún que no siempre a sido así, antes nos veíamos esporádicamente y manteníamos relaciones de las llamadas normales lo único que como eran a escondidas tenía.su morbo, desde hace ya un tiempo esta persona me confesó que la gustaba que la pegara cachetes no sólo en las nalgas si no también en la cara y que además quería que la diera fuerte al principio me costó pero ahora disfrutamos de un sexo duro sano y consentido que no lo cambiaría por nada en el mundo

  6. Para que sirven las bolas chinas dice:

    Las relaciones sexuales deben ser siempre una cuestión de libertad y no de modas y siempre se debe respetar el acuerdo al que se llegue.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.