Afirmaciones positivas y sexualidad

El buen uso de las afirmaciones y de las palabras en general, puede tener grandes repercusiones positivas en la vida, como así lo demuestran las investigaciones de la Programación Neurolingüística (PNL).

afirmaciones positivas y sexualidad

Pensar o decir con frecuencia frases y palabras de contenido optimista es capaz de condicionar a la mente capacitándola para ayudar a la persona a conseguir sus deseos y lograr el tipo de vida que quiere, sobre todo si al mismo tiempo se evitan las frases y pensamientos de contenido pesimista.

Este empleo inteligente de los pensamientos y palabras puede aplicarse a cualquier propósito -por ejemplo, mejorar la sexualidad-, y es capaz de atraer beneficios a la vida de las personas en función de su confianza en lo que está diciendo, en la intensidad del sentimiento asociado a las frases y en el cumplimiento de una serie de recomendaciones.

Afirmaciones positivas en sexualidad | Recomendaciones

1.- No uses el “no” en tus afirmaciones, porque parece ser que el cerebro no lo reconoce bien y puedes estar decretando lo contrario de lo que pretendes. Por ejemplo: “Me quiero a mí misma” en vez de “no me odio a mi misma”.

2.- Mientras realizas la afirmación siente mediante la imaginación que lo pronunciado se está ya produciendo y disfruta de las sensaciones derivadas de la consumación de tu deseo particular. “Sentir” es muy importante este punto para dotar de poder a la afirmación. Por ejemplo, si padeces un problema como la ausencia de orgasmos, a la vez que afirmas “Deseo conseguir orgasmos con facilidad y quedarme satisfecha en todas mis relaciones” trata de imaginarte disfrutando de un orgasmo intenso con tu pareja.

4.- Procura que sea lo más breve y cargada de sentimiento posible: “Deseo controlar cada vez mejor mi eyaculación” en vez de “Cada día que pasa quiero retardar mejor mi eyaculación y durar más en el coito”.

5.- Al expresar tu afirmación, asegúrate de que es algo bueno para ti y para los demás, y sobre todo que no perjudica a nadie. Déjalo en manos de Dios, desapégate del objetivo y confía plenamente en que Dios te proveerá con lo que necesitas en el mejor momento. Recomendamos que la afirmación termine con un «…si Dios quiere» o «…Dios mediante». (Este punto es sólo para creyentes. Respetamos todas las creencias y las no creencias. Si eres ateo, agnóstico o no crees en un Dios Único, puedes obviarlo).