Técnica de concentración

concentraciónEste método puede dotar al individuo que lo practique de una mayor capacidad de atención, lucidez, concentración y agilidad mental, y puede ser muy propicio para dispersar y apartar los pensamientos perjudiciales o que distraen.

La técnica puede realizarse en cualquier momento del día y adaptarse a la vida cotidiana, pero es más efectiva si se efectúa en posición tumbada y con requisitos parecidos a los de la técnica de relajación:

1.- Ambiente poco ruidoso o hilo musical relajante y agradable. Teléfonos fijos y móviles apagados. Asegurarse de no ser molestado/a durante la técnica.
2.- Cuanta más oscuridad en la habitación, mejor.
3.- Ropa cómoda que no oprima en ningún punto del cuerpo.
4.- Haber realizado la digestión de los alimentos (no antes de 2-2,5 horas tras la última comida).
5.- La espalda debe estar recta y el cuerpo relajado: posición sentada o tumbada.

 

Pasos de la técnica de concentración

1.- Se realizan nueve respiraciones profundas y lentas concentrándose en el movimiento del centro del tórax –punto medio del esternón-.

2.- Se sienten nueve latidos del corazón en el centro del tórax –punto medio del esternón-.

3.- Se comienzan a realizar respiraciones de cuatro tiempos* con la atención fijada en el centro del tórax –punto medio del esternón-: a) Inspiración, b) Retención del aire inspirado, c) Espiración o expulsión y d) Pausa con los pulmones vacíos.

*Requisito de esta respiración de cuatro tiempos: Cada tiempo debe tener idéntica duración en segundos. Puede empezarse con tiempos de 2 segundos cada uno, y con la práctica alargarse los tiempos hasta 3 ó 4 segundos.

4.- Se sienten nueve latidos del corazón en el centro del tórax –punto medio del esternón-.

5.- Se realizan durante el tiempo que se prefiera respiraciones profundas y lentas concentrándose en el movimiento del centro del tórax –punto medio del esternón-.

6.- Al finalizar la técnica de concentración se abren los ojos, y con lentitud y cuidado uno/a se incorpora a su posición habitual.