Toltecas y sexualidad

La doctrina tolteca o toltequidad constituye un cuerpo de conocimientos de antigüedad ancestral que a partir de la década de los años 60 del siglo XX, tras la difusión mundial del best seller “Las Enseñanzas de don Juan”, de Carlos Castaneda, se puso de moda en todo el mundo, especialmente en los Estados Unidos, México y gran parte de Hispanoamérica.

Tolteca - Mezcalito

A partir de su publicación y hasta la actualidad, ha ido saliendo a la luz más información sobre la ciencia, filosofía y espiritualidad de una de las culturas más importantes de la América prehispánica.

Llama la atención la inmensa cantidad de analogías entre el punto de vista tolteca de lo sexual y el de otras tradiciones más conocidas como la alquimia europea occidental, el sexo tántrico o el kung fu sexual. En este artículo se exponen una serie de coincidencias entre la sexualidad tolteca y otras sexologías alternativas, con el fin de aportar ideas a el/la lector/a que deseen enriquecer sus conocimientos sobre la energía sexual.

Uno de los aspectos centrales de la tradición tolteca era el dominio y control de la sexualidad, pues los antiguos practicantes sostenían que no es posible avanzar en el sendero de la espiritualidad mientras se esté sometido por el instinto sexual. Esta idea es idéntica a la de otros caminos espirituales.

Las funciones sexuales eran denominadas en la antigua Mesoamérica con nombres específicos: Yoma, lo femenino, y Tlapalli, lo masculino. Es llamativo que el verbo Yomonia signifique bullir de vida, mientras que Tlapaltia haga alusión a la idea de dar colores o cualidades a las cosas. En estos nombres se intuye una idea de dualidad complementaria similar a la del yin y el yang del taoísmo.

Asimismo, los toltecas consideraban dos caminos con respecto a la manipulación de la energía sexual, que pueden tener alguna analogía con los senderos del Tantra “de la mano derecha” y “de la mano izquierda”.

 

Toltecas y sexualidad | Curiosidades

El primer camino, parecido al “sendero de la mano derecha”, era el método de los “monjes” toltecas, quienes practicaban la abstinencia del sexo físico. Este texto recoge una de las ideas que sostenían los practicantes de esta modalidad:

“El órgano sexual femenino existe para la lujuria de la noche; destruye el cuerpo de madera y el cuerpo de piedra (cuerpo físico y energético, respectivamente).” (Ritual de los Bacabs)

Este extracto sugiere que el empleo del sexo -con eyaculación- para fines no reproductivos constituye un debilitamiento de la energía sexual, postulado similar a las reglas de la sexualidad taoísta.

De forma parecida a los monjes-guerreros de las diversas órdenes esotérico-militares europeas, con el fin de poder aguantar las presiones psicológicas que el voto de castidad les ocasionaba, estos “monjes” toltecas recurrían a diversas técnicas: mantener la atención constantemente a la altura del corazón, dieta especializada, lavados intestinales, penitencia, etc.

El segundo camino, parecido al “sendero de la mano izquierda” del Tantra, era denominado Yontlapalli. Este término puede interpretarse como la unión de lo femenino y lo masculino. Tal arte se representaba con la lagartija o el camaleón, por la alta potencia sexual atribuida a estos animales, y se han conservado hasta la actualidad una enorme cantidad de diversas pinturas, figuras, vasijas y otras obras de arte que hacen referencias al sexo como vía de crecimiento espiritual.

Por otra parte, en los libros de Carlos Castaneda y Domingo Delgado Solórzano, donde se describen algunas ideas y técnicas de uno de los linajes de guerreros descendientes de la tradición tolteca y nahualteca respectivamente, se hace mención a la necesidad del ahorro de la energía sexual para adquirir facultades como la videncia, la capacidad de realizar “viajes astrales”, el desarrollo de la percepción y otra serie de habilidades inherentes a esta sabidurías milenarias.

Esta entrada fue publicada en Sexología. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.